El Gobierno de EE.UU., descontento por la ruptura de las relaciones El Salvador-Taiwán, acusa a China de desestabilizar la ‘región americana’.

La Casa Blanca, en un comunicado difundido el jueves, arremetió contra China por “intervenir” en asuntos políticos del hemisferio occidental y agitar las relaciones estrechas.

Asimismo, se mostró en contra de la decisión de El Salvador de cortar sus vínculos diplomáticos con Taiwán y establecerlos con China y advirtió de reconsiderar sus intercambios con el país centroamericano.

“La receptividad del Gobierno de El Salvador a la aparente interferencia de China en la política interna de un país del Hemisferio Occidental es de gran preocupación para EE.UU. y dará lugar a una reevaluación de nuestra relación con El Salvador”, aseguró la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Enfatizó que la medida afectará “de manera poco transparente” a El Salvador y pondrá en riesgo la “salud y la seguridad económica” del continente americano. Asimismo, dijo que su país se siente decepcionado por los países que están en busca de “establecer o ampliar” vínculos con China para acceder a un desarrollo económico durante un corto plazo.

“En todo el mundo, los gobiernos se están dando cuenta del hecho de que los incentivos económicos de China provocan la dependencia económica y la dominación, no la asociación”, señaló Sanders.

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, anunció el lunes la suspensión de los nexos diplomáticos con Taiwán y el establecimiento de relaciones con China, convirtiéndose de esta manera  en otro país centroamericano que se adhiere a la política de “una sola China” de Pekín tras la República DominicanaPanamá y Santo Tomé y Príncipe.

Mientras Taipéi lamentó la nueva política salvadoreña y acusó a Pekín de amedrentar a otros países para imponer sus voluntades, Washington ve el último cambio no solo como un caso de mayor presión sobre la isla gobernada por sí misma, sino como un movimiento para apuntalar la seguridad continental y la planificación estratégica del gigante asiático.

Hace 66 años (1949) que Taiwán se considera independiente de la República de China, mientras que Pekín no reconoce su independencia y reclama la isla como parte de su territorio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.