Ayer Abu Jula, dirigente de los Mártires de Al-Sharqiyah, anunció la disolución de su grupo y la entrega de todas sus armas y vehículos en el norte de Alepo.

“Debido al deterioro de mi salud y a ciertos actos criminales, que han sido cometidos por ciertos grupos de ciertas facciones e imputados a los Mártires de Al-Sharqiyah, anuncio la disolución completa de la agrupación de los Mártires de Al-Sharqiyah”, dijo Abu Jula en un mensaje grabado en vídeo.

Más tarde, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reveló que Turquía y varios grupos del llamado “ejército libre de Siria” habían impulsado a Abu Jula a tomar esa decisión a fin de castigarlo por lanzar un ataque no autorizado contra el ejército regular en Tadef, que está protegido por el acuerdo de desmilitarización.

Durante el ataque, que tuvo lugar el 5 de julio, Abu Jula y sus combatientes capturaron Tadef tras matar e herir a varios soldados sirios. En ese momento, fuentes cercanas a los Mártires de Sharqiyah afirmaron que el ataque tenía por objeto apoyar a los militantes en el sur de Siria, que estaban luchando para detener el avance del ejército regular.

Abu Jula y sus milicianos se retiraron de la aldea el mismo día, unas horas más tarde. Sin embargo, parece que Turquía no está dispuesta a tolerar a cualquiera que se atreva a desobedecer sus órdenes en el área controlada del Escudo del Éufrates.

El incidente con Abu Jula envia un mensaje muy claro a otros grupos del llamado “ejército libre de Siria” que operan en el norte, muchos de los cuales están violando el acuerdo de desmilitarización en Idlib, que ha sido aprobado por Turquía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.