Las ‘fuerzas israelíes’ cerraron la entrada principal al barrio de Issawiyeh, en la ocupada Jerusalén Este y atacaron a los residentes palestinos, informó el jueves aquí la Autoridad Palestina (AP).

De acuerdo con las autoridades, la policía israelí cerró el acceso al vecindario, obstruyendo la salida y la entrada de vehículos; inspeccionó automóviles palestinos y verificó las tarjetas de identificación de los pasajeros, lo que provocó una congestión de tráfico en el área.

La víspera, las fuerzas de ocupación llevaron a cabo una operación de inspección e incursión a gran escala en el vecindario, deteniendo a diez personas y entregando avisos de demolición a 20 casas y estructuras supuestamente construidas sin un permiso.

Para los residentes de Issawiyeh, una aldea palestina de unos 20 mil habitantes, y otras partes de Jerusalén Este, las redadas militares y las demoliciones de edificios son una realidad cotidiana.

De acuerdo con la AP, la aldea está plagada de infraestructura deficiente, los residentes son constantemente acosados por la policía fronteriza israelí y cualquier persona, incluidos los niños, corre el riesgo de ser arrestada arbitrariamente.

‘Israel’ restringe severamente la libertad de movimiento de los palestinos a través de una compleja combinación de aproximadamente 100 puntos de control fijos, puestos de control móviles, caminos solo para colonos judíos y varias otras obstrucciones físicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.