Lo siento, no me puedo resistir. El juego de palabras es fantástico y tiene que ver con la entrega de los misiles S-400 rusos a Turquía. Se ha dicho de todo, pero ¿alguien se ha parado a pensar en la simbología de la fecha elegida? Supongo que no, pero los rusos no dan puntadas sin hilo. Y Erdogan lanza mensajes cada vez más poderosos. Y ¿qué dicen esas puntadas y esos mensajes? Pues que la entrega de los misiles S-400 se produce justamente coincidiendo con el tercer aniversario del fallido golpe militar contra Erdogan, del que se acusó -por acción o por omisión- tanto a la OTAN como a EEUU.

Quienes seguís esta página sabréis que soy muy mal pensado y, como buen castellano, creo que los refranes tienen un importante valor como fuente de la sabiduría popular. Y uno de ellos dice «piensa mal, y acertarás». Así que, a lo mejor acierto.

Hace tres años, los rusos salvaron a Erdogan del golpe militar. Un golpe que fue organizado, muy significativamente, por la fuerza aérea. Y si en todos los ejércitos de la OTAN hay un componente «americanizado» por excelencia es la fuerza aérea. Eso no quiere decir que no lo sean las otras ramas, pero ésta es por demás. Porque todos los aviones son estadounidenses, los pilotos se forman en EEUU, etc., etc. Lo mismo, exactamente lo mismo, ocurrió en Turquía. Es por eso que ni la OTAN ni EEUU, si es que no estuvieron implicados, lo que está aún por ver y lo que cree firmemente Erdogan, no avisaron de la preparación del golpe. Los movimientos de los aviones pudieron, condicional y poniéndome en este lado ingenuo de la historia, ser considerados «normales» puesto que no desentonaban ni con los itinerarios, ni con los movimientos, ni con nada de nada. Además, se realizaron desde las bases aéreas de la OTAN y los sistemas de vigilancia no les incluían. Eran «aviones nuestros», o sea, de la OTAN. Ni qué decir tiene que fueron los más rápidamente purgados tras abortar el golpe. Además, hay por ahí una teoría -a la que los rusos han dado bastante credibilidad- de que el derribo del avión ruso en Siria ese mismo año no fue una decisión de Erdogan sino de este sector «americanizado» del ejército turco siguiendo órdenes de EEUU. De ahí la rápida reacción de Erdogan para restablecer la relación con Rusia, que ha llegado hasta aquí con la entrega de estos sofisticados misiles.

Así que, puesto ya a elucubrar, tal vez la obstinación y resistencia de Erdogan frente a las presiones de EEUU y de la OTAN, que no han podido evitar la entrega de estos misiles, tiene más que ver con su propia supervivencia frente a otro hipotético golpe que para cuestiones estrictamente geopolíticas de Turquía. Porque los S-400 no van a estar integrados en el sistema tradicional del ejército turco, sino que van a depender directamente del mando político del Estado. Es decir, es un sistema que queda fuera de toda la estructura de mando del ejército turco y, por lo tanto, de la OTAN. De ahí el nerviosismo de EEUU sobre su avioncito F-35, ese que dice que no entregará ahora a Turquía. De ahí el nerviosismo de la OTAN.

Porque, además, el S-400 tiene el rango de acción suficiente como para «proteger» la parte norte de Chipre, anexionada por Turquía hace casi 40 años, en unos momentos en los que se está gestando una entente Chipre-Grecia-Israel para explotar y comercializar el gas del Mediterráneo hacia Europa y eso amenaza de forma clara al proyecto ruso-turco gasístico conocido como Corriente Turca, una de las consecuencias de la ayuda que recibió Erdogan de Rusia para frustrar el golpe de Estado. Es decir, la cosa se pone interesante, muy interesante porque Turquía también está reclamando su parte del pastel en el gas que se ha descubierto en esas aguas.

Por lo tanto, veremos cómo dentro de no mucho tiempo habrá algún tipo de solución en Siria, cómo Turquía desafiará un poquito más a EEUU y a Europa manteniendo sus relaciones con Irán y cómo irá poco a poco profundizando su vinculación económica, política y militar con Rusia. Porque los S-400, tal y como yo lo veo, son casi equivalentes a la guardia pretoriana de Erdogan. Y esa es su principal función.

Curiosamente, desde EEUU se ha dicho que se va a esperar a que pase la fecha del fallido golpe de estado para sancionar a Turquía y que los turcos no lo vean como una continuación de ese golpe. Luego desde EEUU se han dado cuenta, también, del simbolismo de la fecha elegida por Rusia y Turquía para la entrega de los primeros misiles S-400. Si Trump se caracteriza por algo no es por ser precisamente sutil, por lo que al decir esto está implícitamente reconociendo todo lo anterior.

El Lince

1 COMENTARIO

  1. Turquia es impredecible. Esa jugada de los S-400 tiene mucha para cortar. El nerviosismo de la OTAN,tambien tiene mucha tela pa ra cortar. Mientras, tanto Rusia se reira de la jugada………

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.