Rusia derrota a Estados Unidos y se gana a los países europeos con la construcción del gasoducto Nord Stream 2.

219

Justo después de las últimas sanciones contra Rusia, aprobadas por la Cámara de Representantes y el Senado esta semana, un titular de la agencia Bloomberg habla de “derrota” (*). La contrucción del gasoducto Nord Stream 2 que llevará gas ruso a Alemania a través del Báltico está a punto de entrar en funcionamiento.

Las sanciones llegan demasiado tarde, dice Bloomberg. El director general de Gazprom, Alexei Miller, lleva meses asegurando que han cruzado “el punto de no retorno” y que nada hará descarrilar el proyecto. “Suponemos que Nord Stream 2 se completará estrictamente en el plazo previsto”, dijo a los accionistas.

Además, Rusia ha llegado a un acuerdo con Ucrania para relanzar el viejo gasoducto terrestre. A falta de un gasoducto, habrá dos.

En este punto Rusia ha ganado la partida, lo cual sólo ha sido posible porque Alemania así lo había querido. Así se explica que Trump diga que Alemania está “cautiva de Rusia”, mientras el país sigue ocupado por tropas estadounidense desde 1945.

Berlín regala a Rusia “miles de millones de dólares”, dicen en Washington. En febrero, en una visita a Polonia, el secretario de Estado Mike Pompeo, dijo que Nord Stream 2 “canalizará el dinero a los rusos de una manera que socava la seguridad nacional europea”. Por dicho motivo, ya están pensando en apretar las tuercas en otros proyectos energéticos rusos, que ponen de manifesto la burda intoxicación mediática sobre el contubernio entre Putin y Trump.

Las presiones no han servido de nada; Estados Unidos se aleja de Francia tanto como de Alemania.

Las nuevas sanciones estadounidenses se dirigirán a los gerentes de las empresas que operan los buques que colocan el oleoducto y también tendrán como objetivo obstaculizar la capacidad de estas empresas para llevar a cabo el proyecto. Además de Gazprom estamos hablando de cinco empresas energéticas europeas, incluyendo a holandesa Royal Dutch, la suiza Allseas Group o la francesa Engie.

En total, afirma Bloomberg, “unas 350 empresas están participando en la construcción del enlace submarino, incluyendo la empresa suiza Allseas Group SA, cuyos barcos están colocando el último tramo del oleoducto en aguas danesas”.

(*) https://www.bloomberg.com/news/articles/2019-12-18/u-s-concedes-defeat-on-nord-stream-2-pipeline-officials-say

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.