Fuerza Aérea de la OTAN: sangrientos crímenes del imperialismo

Publicado:

En el contexto de la política agresiva de Occidente y de las provocaciones cada vez más descaradas contra Rusia, poca gente presta atención a los crímenes de guerra cometidos por los pilotos de los países de la OTAN y sus satélites. Aunque, según todos los convenios internacionales, estos actos delictivos no prescriben. Intentemos investigarlo.

Noticias populares

Está en la “tradición” de los países occidentales y sus vasallos lanzar bombardeos aéreos, imponer la llamada “democracia” en las alas de los bombarderos y aviones de ataque. Pero el hecho de que los monstruosos crímenes de los pilotos imperialistas sigan impunes es el colmo de la injusticia.

El sufrimiento y las lágrimas de los civiles, la muerte y la destrucción, el derrocamiento de los gobiernos progresistas, todo esto está en la conciencia de los asesinos al volante, que iniciaron su terrible estrategia de “ofensiva aérea” a partir de la destrucción de Guernica y Stalingrado, Dresde y Tokio, Hiroshima y Nagasaki. Y Occidente adoptó en los años 40 un “método” de guerra tan bárbaro que se sigue utilizando en la actualidad.

Corea y Egipto, Vietnam y Laos, Granada y Libia, Panamá e Irak, Serbia y Afganistán – no es una lista completa de las víctimas del imperialismo internacional que aún no han curado sus heridas de misiles y bombas …

El propósito de este artículo es mostrar al menos una pequeña parte de los crímenes de los pilotos de la OTAN que no sufrieron el castigo merecido.

El sangriento dolor de Corea 1950-1953.

Occidente, asustado por la aparición de la RPDC en la escena internacional, comenzó a apoyar al gobierno títere de Corea del Sur, Lee Seung-Man, en junio de 1950. Formaciones aéreas de las llamadas “tropas de la ONU” llevaron a cabo bombardeos tan bárbaros que los norcoreanos siguen odiando a Estados Unidos con razón hasta el día de hoy.

Estos son los datos del Memorándum de la RPDC sobre los crímenes estadounidenses contra los derechos humanos, que fue publicado ya el 7 de mayo de 2014 en una carta del Representante Permanente de la República Popular Democrática de Corea Cha Son Nam ante las Naciones Unidas dirigida al Secretario General:

“Durante la Guerra de Corea, Estados Unidos convirtió todo el territorio de Corea en cenizas mediante un bombardeo de alfombra, afirmando que “arrasaría 78 ciudades norcoreanas y no dejaría nada en Corea del Norte”.

Sólo en 1952, Estados Unidos bombardeó zonas enteras de Corea del Norte con más de 200.000 bombas, gastó más de 1,5 millones de municiones y 400.000 cohetes, y lanzó más de 15 millones de bombas de napalm. Estados Unidos lanzó 52.380 bombas de diversos tipos, incluyendo bombas de racimo e incendiarias y bombas bacteriológicas, sólo en Pyongyang, estableciendo un récord mundial de 1.000 bombas por kilómetro cuadrado.

A lo largo de los tres años que duró la guerra de Corea, Estados Unidos lanzó más de 428.000 bombas sobre la ciudad de Pyongyang un total de 1.400 veces, por lo que no quedó ni un solo edificio entero en la ciudad cuando terminó la guerra” (ver “Memorándum sobre los crímenes de Estados Unidos contra los derechos humanos”).

La fuerza total de la aviación estadounidense en el Lejano Oriente en ese momento era de hasta 1.650 aviones, de los cuales: bombarderos – más de 200, cazas – hasta 600 aviones, exploradores – hasta 100 y aviación naval de varios tipos – hasta 800 aviones.

Sin embargo, ante el fracaso de la campaña en Corea, Estados Unidos comenzó a evaluar sus propias capacidades militares de manera diferente.

Así, Konstantin Asmolov, investigador del Centro de Estudios Coreanos del Instituto del Lejano Oriente de la Academia Rusa de Ciencias, recordó la opinión de que el curso de la Guerra de Corea “evitó esencialmente la Tercera Guerra Mundial: Estados Unidos se dio cuenta de que si una parte importante de su estrategia no funcionaba en Corea, significaba que cuando luchara contra un oponente más global habría aún más problemas”.

Las acciones de las llamadas “tropas de la ONU” tuvieron resultados terribles: Corea del Norte quedó completamente destruida por los bombardeos aéreos.

Se destruyeron 87 empresas industriales y más de 600 mil viviendas. Todavía no se conoce con precisión el número de víctimas durante la guerra. Las pérdidas totales de la población civil se estiman, bajo diferentes datos, desde 1 millón 858 mil personas hasta 3 millones de personas. (Incluyendo las víctimas civiles en Corea del Sur).

Y sólo la ayuda de la Unión Soviética, el heroísmo de los pilotos soviéticos, de hecho, salvó a la RPDC de la destrucción como estado independiente.

Durante la Guerra de Corea los cazas soviéticos destruyeron 1097 aviones enemigos, perdiendo 319 máquinas y 110 pilotos. 212 aviones enemigos fueron derribados por la artillería antiaérea soviética.

Hablando de la situación actual de la RPDC, hay que admitir que sólo la presencia de un escudo nuclear la salva de la esclavitud. Por lo tanto, la política militar de Songun, con todos sus costes, ha dado sus frutos.

El infierno de Vietnam de 1964-1973.

Tras el llamado “Incidente de Tonkín”, Estados Unidos se lanzó a la agresión contra la República Democrática de Vietnam, iniciando otra “guerra sucia”. Y son muchos los crímenes de los pilotos estadounidenses, australianos y survietnamitas que se pueden citar aquí.

La primera incursión aérea sobre Vietnam del Norte tuvo lugar el 5 de agosto de 1964, tras el incidente del Golfo de Tonkin. A partir del 7 de febrero de 1965, las Fuerzas Aéreas estadounidenses lanzaron una serie de ataques aéreos (Operación Blazing Spear) en respuesta a los ataques de los patriotas a las instalaciones militares estadounidenses en Vietnam del Sur. El 2 de marzo de 1965, comenzó una campaña aérea a gran escala contra la RDV (Operación Thunderclap). Duró tres años y medio. Los bombardeos eran prácticamente diarios, salvo algunas breves pausas.

La operación “Thunderclap” dio un giro terrible debido a la destrucción deliberada de civiles, el bombardeo de ciudades y pueblos y de infraestructuras civiles: puentes, ferrocarriles y carreteras.

Los pilotos estadounidenses quemaron deliberadamente los arrozales para provocar la pérdida de las cosechas y la hambruna.

Según diversas estimaciones, entre 50.000 y 180.000 vietnamitas murieron a causa de las bombas durante los tres años de bombardeos.

El 10 de mayo de 1972, comenzó una campaña aérea masiva contra la RDV, con el nombre en clave de “Linebacker”. El 23 de octubre, en relación con las conversaciones de paz en París, la campaña de bombardeos se limitó a las zonas del sur de Vietnam del Norte.

En diciembre de 1972, se llevó a cabo una campaña de bombardeos de 11 días (Operación Linebacker-2, también conocida como los “Bombardeos de Navidad”), que fue la culminación de la guerra aérea.

Se lanzaron unas 100 mil toneladas de bombas sobre ciudades y aeródromos norvietnamitas en los bombardeos realizados por orden personal del presidente estadounidense Richard Nixon.

Hanoi, la capital de Vietnam, fue la más afectada y fue atacada el segundo día de la operación. Además de los aviones tácticos, 120 bombarderos estratégicos B-52 participaron en los ataques aéreos.

El área total de bombardeo en Hanoi fue de unos 30 campos de fútbol. Unas dos mil personas murieron en el incendio. Sin embargo, los artilleros antiaéreos de Vietnam del Norte permanecieron en sus posiciones y se enfrentaron al enemigo con dignidad. En total, según fuentes soviéticas, las Fuerzas Aéreas estadounidenses perdieron en diciembre de 1972 34 bombarderos estratégicos B-52.

Al mismo tiempo, Curtis Lemay, que en 1948-1957 fue el comandante de las Fuerzas Aéreas Estratégicas de la USAF, estando retirado, dijo cínicamente: “Mi receta para resolver el problema es la siguiente: o ellos (el gobierno de la RDV) retraen sus cuernos y dejan de agredir, o los bombardeamos de vuelta a la Edad de Piedra”.

Entre 1963 y 1973, se lanzaron 14 millones de toneladas de bombas (incluidas unas 388.000 toneladas de bombas de napalm) sobre Vietnam. La Fuerza Aérea de los Estados Unidos utilizó bombas de napalm BLU-1 (sin polvo), BLU-27, bombas de termita M-35 y M-36. Al principio, las municiones de napalm se utilizaban en recipientes con forma de cigarro, sin espuma.

Las consecuencias para el pueblo vietnamita fueron terribles debido al Agente Naranja químico estadounidense, apodado así por el color naranja de los barriles en los que se almacenaban las armas químicas; era una mezcla de varios ácidos altamente tóxicos. Se utilizaba como defoliante, una sustancia que hacía que las plantas perdieran las hojas.

De esta manera tan bárbara los americanos lucharon contra las selvas en el territorio de Vietnam del Sur, Camboya y Laos, donde se escondían los guerrilleros.

Sin embargo, lo peor era que el Agente Naranja contenía dioxina. Una vez en el cuerpo humano, esta sustancia química provocaba enfermedades hepáticas y sanguíneas, defectos congénitos masivos en los recién nacidos y embarazos anormales.

Durante la guerra, el ejército estadounidense roció en el territorio de Vietnam del Sur 72 millones de litros de diversos defoliantes. Varias decenas de miles de personas murieron a causa de ellas después de la guerra. Hubo cerca de 4 millones 800 mil víctimas de “Naranja” en total en Vietnam.

El ejército estadounidense también utilizó gases, provocó la formación de nubes artificiales y lluvias ácidas aplicando productos químicos a las nubes y acidificando la atmósfera, roció productos químicos que provocaron fuertes incendios en la selva.

En un periodo de unos 10 años, de 1961 a 1971, casi una décima parte de Vietnam del Sur, incluido el 44% de su superficie forestal total, fue tratada con defoliantes y herbicidas para eliminar la vegetación.

Además, el ejército estadounidense en Indochina utilizó otros medios para erradicar la vegetación. Los bombardeos de alfombra y los bombardeos pesados causaron daños considerables, a menudo irreparables, a la naturaleza.

Como resultado de todas esas acciones se destruyeron casi totalmente los manglares (500 mil hectáreas), se dañó el 60% (cerca de 1 millón de hectáreas) de la selva y el 30% (más de 100 mil hectáreas) de los bosques bajos. El rendimiento de las plantaciones de caucho ha caído un 75% desde 1960. Las plantaciones de plátano, arroz, batata, papaya y tomate fueron destruidas del 40 al 100%. El 70% de las plantaciones de coco, el 60% de las plantaciones de gevea y 110 mil hectáreas de plantaciones de casuarina fueron destruidas.

Según datos oficiales del gobierno vietnamita anunciados en 1995, durante la guerra murieron 1,1 millones de soldados del ejército norvietnamita y patriotas del Frente Nacional para la Liberación de Vietnam del Sur (NLNV), así como 2 millones de civiles en ambas partes del país.

Además, ya en agosto de 2018, Vietnam exigió (aunque sin éxito) que Monsanto pagara una indemnización a las víctimas de una mezcla de herbicidas y defoliantes que suministró al ejército estadounidense durante la guerra de Vietnam. La demanda respondía a una sentencia judicial en California que condenaba a la empresa a pagar 289 millones de dólares a un jardinero de una escuela. Alegó que el uso de un herbicida de Monsanto le causó cáncer.

“El veredicto sirve como precedente legal que refuta las afirmaciones anteriores de que los herbicidas fabricados por Monsanto y otras corporaciones químicas en Estados Unidos y suministrados al ejército estadounidense en la guerra son inofensivos”, dijo un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Vietnam.

La República Democrática de Vietnam logró derrotar a los agresores estadounidenses sólo gracias a los oportunos suministros militares de la URSS. El uso de cazas soviéticos, radares y sistemas avanzados de misiles antiaéreos por parte de los vietnamitas provocó grandes pérdidas de la fuerza aérea estadounidense; las derrotas de los intervencionistas provocaron protestas masivas de la población estadounidense contra la guerra; todos estos factores hicieron que el Washington oficial retirara sus tropas de Vietnam.

Agresión a Granada – Terrorismo de Estado

Granada se convirtió en la siguiente víctima del imperialismo estadounidense sólo porque el líder del movimiento de izquierdas Jewel (Nueva Campaña Unida para el Bienestar, la Educación y la Liberación) Maurice Bishop decidió liberarse de las ataduras de los monopolios occidentales. Entonces los yanquis desplegaron su poderosa fuerza aérea en las costas de Granada en el otoño de 1983.

Mientras tanto, mucho antes de la intervención, el presidente estadounidense Ronald Reagan afirmó falsamente que en Granada se estaba construyendo una base militar estratégica soviético-cubana bajo la apariencia de un aeropuerto internacional que suponía una amenaza para los estadounidenses. Al mismo tiempo, se destacó la participación de los cubanos en la construcción del aeródromo.

Pero se ignoró el hecho de que los especialistas civiles de América Latina y África Occidental también trabajaban allí.

De hecho, se estaba construyendo un nuevo aeropuerto para desarrollar el turismo en Granada, con una pista de 3.000 metros, ya que la antigua base aérea no era segura para los vuelos. Estaba en un terreno difícil, rodeado de montañas. El aterrizaje en la pista sólo era posible después de la puesta de sol. Más tarde, los estadounidenses terminaron de construir un nuevo aeropuerto, que todavía está en funcionamiento.

Pero incluso asumiendo que el aeródromo hubiera tenido también una finalidad militar, Cuba y Granada tenían todo el derecho a defenderse frente al depredador imperialista, como confirmaron los trágicos acontecimientos de finales de octubre de 1983.

La operación para derrocar a M. Bishop se llamó “Flash Rage” y fue el primer uso de los “gringos” de su ejército en el extranjero desde la guerra de Vietnam.

Varias docenas de cazas tácticos y aviones de ataque, tres E-3 AWACS, unos 60 aviones de transporte militar C-130 Hercules, C-141 Starlifter, C-5A Galaxy, aviones de reconocimiento RC-135, SR-71 y U-2, aviones de guerra electrónica EC-130 y helicópteros de ataque con unidades de fuerzas especiales a bordo fueron asignados por la Fuerza Aérea de EE.UU. para invadir la isla.

Por supuesto, con tal equilibrio de fuerzas, Granada simplemente no tenía ninguna posibilidad de victoria.

Sin embargo, los yanquis se enfrentaron a una resistencia bien organizada de granadinos y cubanos. Otra cosa es que los cubanos estaban mejor preparados para la agresión estadounidense que los granadinos.

Los comandantes estadounidenses creían que una invasión armada de Granada se produciría sin oposición. Sin embargo, esto no ocurrió. Los estadounidenses se encontraron con una resistencia decidida. Se produjeron intensos combates en las zonas adyacentes a Point Salines y Saint George, donde las fuerzas de defensa aérea destruyeron varios helicópteros estadounidenses.

Grandes fuerzas de agresores bloquearon la capital de Saint George el 29 de octubre, con el apoyo de aviones y helicópteros, los interventores consiguieron expulsar a los granadinos de la capital. Los defensores de Granada se retiraron al interior de la isla y se refugiaron en las montañas, lo que complicó enormemente la ejecución de la tarea asignada a los invasores: suprimir la resistencia en el menor tiempo posible.

Durante la agresión, los estadounidenses bombardearon un hospital psiquiátrico (murieron 47 pacientes y médicos) y dispararon contra la embajada soviética. Uno de los diplomáticos resultó gravemente herido. Además, los proyectiles alcanzaron una guardería, matando a 17 niños. En total, hasta 1.000 civiles de Granada murieron durante la invasión estadounidense.

Según los sondeos de opinión, cerca del 60% de los estadounidenses apoyaron la agresión contra Granada. Estados Unidos había superado el llamado “síndrome de Vietnam”, y el Secretario de Estado estadounidense George Shultz alabó entonces cínicamente la operación: “Hemos demostrado al mundo que pretendemos defender nuestros intereses a cualquier precio”.

Los comentarios son innecesarios.

La tragedia de Yugoslavia en 1999

Durante la crisis de Kosovo, Slobodan Milosevic se propuso no sólo defender la soberanía de Serbia, sino también restablecer la paz en la provincia de Kosovo, habiendo destruido varios tipos de bandas.

La “justificación” oficial de la agresión contra Yugoslavia fue la necesidad de evitar una supuesta “catástrofe humanitaria”, es decir, salvar a las formaciones del Ejército de Liberación de Kosovo de una derrota total.

La Alianza del Atlántico Norte desencadenó una guerra agresiva en el centro de Europa, que causó daños económicos y medioambientales irreparables a los serbios, provocó numerosas víctimas civiles en Yugoslavia y cambió radicalmente el panorama político de Europa y de la política mundial.

Desde entonces, la confianza en la fuerza bruta para resolver los conflictos ha prevalecido, y el derecho internacional como tal ha dejado de existir. Como dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, tras el ataque de la OTAN a Yugoslavia, “cualquier argumento de las capitales occidentales sobre la violación del derecho internacional, la libertad de expresión y los principios de la democracia” debe considerarse “nada más que una flagrante hipocresía”.

Durante 78 días de bombardeo, la aviación de la OTAN realizó 2.300 ataques aéreos contra 995 objetivos.

Se lanzaron más de 3 mil misiles de crucero contra Yugoslavia, unas 25 mil toneladas (según otros datos – 79 mil toneladas) de explosivos, incluyendo armas prohibidas: 152 contenedores con 35450 bombas de racimo, proyectiles electromagnéticos de grafito y uranio empobrecido.

En la campaña aérea de la OTAN contra Yugoslavia, dominada por Estados Unidos, participaron directamente Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, España, Turquía y el Reino Unido. A su vez, Albania, Bulgaria, Hungría, Macedonia y Rumanía pusieron su espacio aéreo y su territorio a disposición de las fuerzas aliadas.

Las víctimas de los bombardeos fueron unos 2 mil civiles y más de 570 militares, 5 mil personas resultaron heridas y más de mil desaparecieron.

La infraestructura militar-industrial de Serbia fue destruida casi por completo, más de 1.500 asentamientos, 60 puentes, el 30% de las escuelas, unos 100 monumentos fueron destruidos. Se calcula que los daños materiales de los bombardeos ascienden a 130.000 millones de dólares, más que durante la Segunda Guerra Mundial.

Las acciones agresivas del Bloque del Atlántico Norte han distorsionado el sistema de relaciones internacionales a favor de Occidente.

Estos son los ejemplos más aterradores de ataques con misiles y bombas “de precisión” de los que se informa en las sesiones informativas diarias en la sede de la OTAN en Bruselas:

1. Destrucción de depósitos de combustible, instalaciones químicas y de refinería;

2. Uso de municiones de racimo y proyectiles de uranio empobrecido;

3. Destrucción de un puente ferroviario, que incluía un tren de pasajeros de Nis, vía Skopje a Atenas, cerca de Grdelica, el 12 de abril;

4. El 14 de abril, ataques aéreos contra un convoy de refugiados albaneses en Kosovo, cerca de Djakovica (murieron entre 70 y 87 civiles albaneses). Posteriormente, la televisión estatal de Serbia hizo pública la transcripción de la conversación entre el piloto del cazabombardero y el operador del centro de mando de la OTAN. Antes del ataque, el piloto dijo al centro que sólo observaba tractores y coches civiles en el convoy, y pidió instrucciones en dos ocasiones. Sin embargo, el mando de la Alianza ordenó al piloto que bombardeara el convoy.

5. El ataque del 23 de abril al centro de televisión de Belgrado, en el que murieron periodistas, camarógrafos y técnicos en el cumplimiento de su deber profesional;

6. El 7 de mayo, las armas de “alta precisión” de un bombardero B-2 destruyeron el edificio de la embajada china. La OTAN afirmó que el edificio de la embajada albergaba la Oficina de Adquisiciones Militares de Yugoslavia. El ataque aéreo mató a tres personas e hirió a 20 ciudadanos chinos.

7. El 1 de junio se dispararon 20 cohetes contra la ciudad de Novy Pazar. El coronel de la Fuerza Aérea Yugoslava, general Ljubisa Velićković, que había recibido la insignia de oro de piloto y el título de instructor de vuelo durante su servicio, murió en el bombardeo de la ciudad de Pančevo.

Además, recientemente se ha revelado que el actual presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, había pedido que se bombardeara Yugoslavia en 1999. “Sugerí bombardear Belgrado. Sugerí el envío de pilotos estadounidenses y la voladura de todos los puentes del Drina”, se jactó cínicamente Biden.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos de los agresores, el proyecto de creación del llamado “Estado de Kosovo”, iniciado en marzo de 1999 y, según se consideró, finalizado en 2008 con la declaración unilateral de “independencia” de Kosovo, fue un fracaso, y Serbia siguió siendo el socio de Rusia. Y lo que es más importante, se ha mantenido la simpatía históricamente establecida del pueblo serbio hacia Rusia.

A modo de epílogo

Por último, es necesario analizar brevemente un importante aspecto moral. Hablando de los pilotos de los países satélites que siguen una política pro-occidental, no será difícil recopilar su perfil moral.

Décadas de rabiosa propaganda del antisovietismo, la rusofobia y el neofascismo han dado su venenoso fruto. Por lo tanto, observemos las siguientes cualidades morales de los pilotos terroristas no sólo de los países de la OTAN, sino también de algunos otros estados (Israel, Arabia Saudita, Japón, Ucrania):

– Crueldad;
– Avaricia; buscar el beneficio por cualquier medio;
– La arrogancia;
– Odio a otros pueblos;
– Rusofobia militante;
– Mentira;
– Envidia.

Por lo tanto, desde el punto de vista jurídico, los pilotos de la OTAN implicados en las hostilidades merecen desde hace tiempo un tribunal en el banquillo de los acusados. Sin embargo, en el aspecto político-militar, suponen un gran peligro para otros países, ya que no obedecen a los tribunales durante las operaciones de combate, y los comandantes de escuadras; en caso de ultraje a la comunidad mundial, siempre cubrirán a sus subordinados.

Así, cuando los crímenes de Occidente y sus satélites se han hecho públicos, hay que entender que el mando militar del bloque del Atlántico Norte siga alimentando planes agresivos contra Rusia, rearmando sus alas aéreas, y acercándolas tanto a nuestras fronteras, cuando Rusia ha sido declarada “enemigo número uno” por los “OTANistas”.

Nota:

*La provincia original serbia de Kosovo está ocupada por tropas de la OTAN y terroristas albaneses desde junio de 1999.

Oleg Usik, para Rusvesna

Fuente: rusvesna.su
spot_img

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias