La CIA estaba dispuesta a librar un tiroteo en las calles de Londres contra operativos rusos para matar o arrebatar a Assange, según un informe demoledor

Publicado:

Noticias populares

Bajo el mandato de Obama, la CIA quería definir a Julian Assange y a otros periodistas como “agentes de información” para aumentar su espionaje sobre ellos. Y durante la era Trump, preparó planes para secuestrar o matar al fundador de WikiLeaks.

Las afirmaciones sobre los extraordinarios extremos a los que la CIA, bajo el mando del director Mike Pompeo, estaba dispuesta a llegar para atrapar a Assange se hicieron el domingo en un informe de Yahoo News basado en entrevistas con más de 30 ex funcionarios estadounidenses. El informe ofrece una visión de cómo el aparato de seguridad nacional de EE.UU. estaba escalando su guerra con WikiLeaks bajo dos administraciones estadounidenses consecutivas.

En el punto álgido de los preparativos para las hostilidades en 2017, la CIA supuestamente esperaba que agentes rusos ayudaran a Assange a huir de la embajada de Ecuador en Londres. En tal contingencia, los estadounidenses, junto con los británicos, estaban planeando participar en batallas callejeras contra los rusos, potencialmente iniciando un tiroteo, embistiendo un vehículo diplomático ruso o disparando a los neumáticos de un avión ruso para evitar que despegara, decía la historia. El intento de liberar a Assange se esperaba para la víspera de Navidad.

“Era más que cómico”, dijo un ex funcionario de alto nivel al medio en relación con la situación en los alrededores de la embajada en ese momento. “Llegó al punto de que todos los seres humanos en un radio de tres manzanas trabajaban para uno de los servicios de inteligencia, ya fueran barrenderos, policías o guardias de seguridad”.

La CIA también estaba deliberando planes para matar a Assange y otros miembros de WikiLeaks, según el informe. Como alternativa, la agencia estaba considerando sacarlo de la embajada y llevarlo a Estados Unidos, o entregarlo a las autoridades británicas. En su momento, el Reino Unido buscaba a Assange por saltarse la fianza en un juicio de extradición a petición de Suecia, un caso que ya se ha abandonado.

Un funcionario de los servicios de inteligencia calificó de “ridícula” la posibilidad de llevar a cabo una entrega o un asesinato con éxito, debido a la ubicación. “Esto no es Pakistán o Egipto – estamos hablando de Londres”, se citó a la fuente. También hubo resistencia en la administración de Trump porque una operación de este tipo podría ser considerada ilegal bajo la ley estadounidense. Una fuente dijo que usar los poderes de la CIA destinados sólo a actividades de espionaje contra espionaje sería “el mismo tipo de mierda que hicimos en la Guerra contra el Terror.”

En lo que respecta a la CIA, WikiLeaks impulsó estas medidas extremas tras las publicaciones de la llamada “Bóveda 7”, que expuso un conjunto de herramientas de ciberofensiva utilizadas por agentes estadounidenses. La filtración de esas herramientas supuso una gran humillación para la inteligencia estadounidense, por lo que “Pompeo y [la entonces subdirectora de la CIA, Gina] Haspel querían vengarse de Assange”, explicaron a Yahoo.

Pompeo tuvo que hacer algunas maniobras legales para que la agencia pudiera ir más agresivamente tras Assange y WikiLeaks sin que el entonces presidente Donald Trump firmara dichas operaciones. Cuando, poco después de asumir el cargo, calificó infamemente a WikiLeaks de “servicio de inteligencia hostil no estatal” durante un discurso público, fue algo más que retórica, según el informe. Designar de esa manera permitió a la CIA archivar su fisgoneo bajo las actividades de “contrainteligencia ofensiva”, que se le permite llevar a cabo por su propia voluntad.

“No creo que la gente se dé cuenta de lo mucho que puede hacer la CIA en el marco de la [contrainteligencia] ofensiva y de la mínima supervisión que tiene”, dijo un antiguo funcionario.

Mientras la CIA de Pompeo aumentaba su “guerra contra WikiLeaks” hasta el 11, incluso bajo el entonces presidente Barack Obama, la agencia también buscaba formas de atacar al grupo de transparencia. Presionó a la Casa Blanca para que rediseñara a WikiLeaks y a una serie de periodistas de alto perfil, incluyendo a Glenn Greenwald y Laura Poitras, como “intermediarios de información”, permitiendo que se desplegaran más poderes de vigilancia contra ellos, dice el informe.

“¿Es WikiLeaks un medio periodístico? ¿Son Laura Poitras y Glenn Greenwald realmente periodistas?”, especuló una fuente en una entrevista con Yahoo News. “Intentamos cambiar la definición de ellos, y se lo pregoné a la Casa Blanca, y fue rechazado”.

Finalmente, Assange fue sacado a rastras de la Embajada de Ecuador y actualmente permanece detenido en una prisión británica de alta seguridad. Estados Unidos ha recurrido la decisión de un tribunal de denegar su solicitud de extradición por cargos relacionados con el pirateo informático. Se espera que el proceso se reanude el próximo mes.

La preocupación por poner en peligro el caso de EE.UU. contra Assange fue uno de los factores que impidieron que las plantas de la CIA siguieran adelante, según Yahoo News. El equipo de defensa de Assange espera que esto sea cierto.

“Mi esperanza y expectativa es que los tribunales del Reino Unido consideren esta información y esto refuerce aún más su decisión de no extraditarlo a Estados Unidos”, dijo su abogado, Barry Pollack, al medio cuando se le preguntó sobre los supuestos planes de la CIA contra su cliente.

El resentimiento hacia Assange es un esfuerzo bipartidista en el establishment estadounidense. Hillary Clinton, contrincante de Trump en las elecciones de 2016, bromeó supuestamente con la posibilidad de “dronear” al ciudadano australiano en 2010, pero luego dijo que no recordaba haberlo dicho.

Las elecciones presidenciales y la publicación de los correos electrónicos demócratas por parte de WikiLeaks fueron un momento crucial para la campaña de la CIA contra Assange, según Yahoo News, ya que pudo alegar que la filtración se realizó en colaboración con la inteligencia rusa. WikiLeaks lo negó y Moscú insiste en que la acusación de injerencia en las elecciones carece de fundamento y forma parte del intento de los demócratas de minimizar la derrota de Clinton.

Fuente: rt.com

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: