“Desestabilizar a la sociedad por completo”: así funciona la campaña ucraniana de noticias falsas sobre la operación militar rusa

Publicado:

Los autores del documental de RT 'La fábrica de noticias falsas de Ucrania' señalan cuatro objetivos principales de esta campaña de desinformación: asustar a Rusia, tranquilizar a Ucrania, inquietar a Occidente y ganar dinero.

Noticias populares

Actualmente en Ucrania se están creando constantemente bulos, con miles de reportes falsos en las redes sociales sobre la operación especial de las Fuerzas Armadas rusas, advierten los autores del documental de RT ‘La fábrica de noticias falsas de Ucrania’.

 

Según Alexánder Malkévich, primer vicepresidente de la Comisión para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, Medios y Comunicaciones Masivas de la Cámara Social de la Federación de Rusia, ya se han invertido casi 8.500 millones de rublos (78,667 millones de dólares) en esta campaña de desinformación para la creación y difusión de ese tipo de contenidos en redes.

Entre las noticias falsas que se viralizaron se puede destacar los reportes de medios ucranianos que afirmaban que el personal de la Guardia Fronteriza e Infantería de Marina de Ucrania que defendía la isla de las Serpientes (isla Zmeíny), en el mar Negro, había fallecido “heroicamente” y antes de morir contactó con un buque militar ruso y dijo a su tripulación que se fuera “a la mierda”.

No obstante, varios días después, Ucrania reconoció que sus militares estaban vivos y habían sido tomados como prisioneros por las fuerzas rusas. Asimismo, los guardias fronterizos confirmaron que no habían contactado con ningún barco ruso.

Ígor Ashmánov, presidente de la empresa de investigación Cribrum y miembro del Consejo de Derechos Humanos bajo la presidencia de la Federación de Rusia, explica que muchas noticias falsas se crean fácilmente en cuestión de minutos a través de simple fotomontaje, por ejemplo, utilizando videos del año 2014 y agregando una nueva descripción falsa a conveniencia.

Sin embargo, existen también falsificaciones más sofisticadas, como los llamados ‘deepfakes’, es decir, videos alterados digitalmente que permiten poner en boca de personas famosas cosas que nunca han dicho. Un ejemplo de ‘deepfake’ que se difundió en redes es un video falso del presidente ruso Vladímir Putin anunciando la “restauración de la independencia de Crimea como república dentro de Ucrania”.

Así, el documental expone cuatro objetivos principales de la campaña de desinformación sobre el operativo ruso: asustar a Rusiatranquilizar a Ucraniainquietar a Occidente y ganar dinero.

Asustar a Rusia

Principalmente, las noticias falsas buscan desmoralizar a la población rusa de diferentes maneras. “El objetivo es desestabilizar a la sociedad por completo”, señala Malkévich.

Entre otras cosas, se están creando capturas de pantalla falsificadas de supuestas noticias publicadas en medios de comunicación rusos como RT o RBC, en las que se informa sobre la congelación de las cuentas bancarias de los ciudadanos de Rusia o de una falta de liquidez para pagar los salarios.

Asimismo, una de las direcciones principales de la guerra de información contra Rusia son los llamamientos a los disturbios en el país, con la difusión de exhortaciones no solamente a salir a las calles de las principales ciudades, sino también a enfrentarse con la Policía.

Tranquilizar a Ucrania

Al mismo tiempo, la campaña busca hacer creer a la población ucraniana que su país está combatiendo exitosamente a los militares de Rusia. A menudo se publican informes sobre equipos militares rusos destruidos en los que utilizan videos del año 2014 o en los que se dibuja sobre imágenes de equipos ucranianos la letra Z que distingue a las fuerzas rusas.

En particular, se difundió el bulo de que las Fuerzas Armadas de Ucrania habían derribado un avión ruso en una batalla aérea en la provincia de Jersón, cuando en realidad sucedió justo lo contrario: la aeronave abatida, un Su-25, era ucraniana.

Inquietar a Occidente

Los frutos de la campaña de desinformación de Ucrania también se están difundiendo en los medios occidentales. Así, recientemente apareció en varios diarios una foto de una mujer ucraniana supuestamente herida y ensangrentada que resultó ser una empleada del Centro de Operaciones de Información y Psicología número 72 de Kiev y que no estaba lesionada en realidad.

Ganar dinero

Entre otras cosas, la campaña de desinformación también busca ganar dinero. Con este fin, se están difundiendo archivos de ‘phishing’ con nombres como ‘Información sobre sabotaje’ con los que se puede robar datos personales y contraseñas.

Lucha contra la desinformación

No tiene sentido “tratar en detalle todas las falsificaciones”, sostiene Ashmánov, quien agrega que el regulador ruso de telecomunicaciones Roskomnadzor y la Fiscalía General de Rusia están luchando contra la desinformación, restringiendo el acceso a las plataformas que difunden noticias falsas y “no quieren cooperar”.

A su vez, Malkévich defiende que Rusia tiene que crear sus propias plataformas para la distribución de información, una tarea en la que ya se está trabajando. Hasta el momento, se han creado la organización sin ánimo de lucro ‘Diálogo’, el portal sobre la situación socioeconómica rusa ‘Explicamos’ y el canal en Telegram ‘Guerra contra las noticias falsas’.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

No solo Yugoslavia: los referendos que apoyó Occidente en contra de la voluntad de los Gobiernos

Los países de Occidente vuelven a mostrar su doble rasero al no reconocer la voluntad de millones de habitantes de las regiones del Donbás, Zaporozhie y Jersón de unificarse con Rusia. Sin embargo, a lo largo de la historia, estos mismos países no sólo reconocieron, sino incluso fomentaron referendos en otras partes del mundo.