¿Qué dio origen al golpe de Estado en Níger?

Publicado:

Los jefes de gabinete de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) elaboraron un plan para una posible intervención militar en Níger. ¿A qué se debe la decisión de la organización regional? Sputnik explica.

Noticias populares

El 26 de julio de este 2023, un grupo de militares detuvo al presidente de Níger, Mohamed Bazoum —electo en 2021—, en su palacio en Niamey, la capital del país africano. Horas más tarde, declararon en televisión nacional que habían tomado el poder.

 

El portal de noticias Jeune Afrique señaló que la supuesta razón del motín derivó de la intención de Bazoum de despedir al comandante de la guardia presidencial, el general Omar Tchiani. El canal de televisión Al Arabiya, citando sus propias fuentes, comunicó que el mandatario se negó a firmar una carta de renuncia, tal como se lo exigieron los militares rebeldes.

Entre las primeras medidas tomadas por la junta militar destaca la congelación de la exportación de uranio a Francia.

Al respecto, Rusia llamó a las partes del conflicto a evitar el uso de la fuerza y a resolver las cuestiones de controversia mediante el diálogo. En contraste, Estados Unidos y Francia amenazaron con suspender las relaciones con el país del noroccidente africano, así como interrumpir la ayuda humanitaria, lo que finalmente sí hico la nación gala, además de España, el Reino Unido y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Dos días después del golpe, el 28 de julio, el propio Tchiani se autoproclamó líder de la junta golpista de Níger —el autodenominado Consejo Nacional por la Salvaguarda de la Patria (CNSP)— y, en su primer discurso en la televisión estatal, llamó a sus compatriotas a la calma para “poder resolver juntos los problemas de seguridad, económicos y sociales”.

No obstante, el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana exigió a los militares rebeldes de Níger restaurar el poder constitucional en un plazo de 15 días. Mientras que la Cedeao dio un ultimátum: los golpistas deben regresar al poder al presidente depuesto, Bazoum, o, de lo contrario, podrían aplicar “todo tipo de medidas”.

“En caso de que las demandas de las autoridades no sean atendidas en el plazo de una semana, tomaremos todas las medidas necesarias para restablecer el orden constitucional (…) Tales medidas pueden incluir el uso de la fuerza”, declaró el 30 de julio el presidente de la Cedeao, Omar Touray.

En respuesta, las autoridades de transición de Burkina Faso y Malí, países vecinos, advirtieron que cualquier intervención militar en Níger equivaldría a una declaratoria de guerra contra ellos. Además, alertaron que podrían retirarse de la Cedeao y adoptar “medidas de autodefensa en apoyo a las Fuerzas Armadas y del pueblo de Níger”.

Guinea también expresó su solidaridad con Níger y aseguró que no participaría en las medidas contra ese país. Mientras que el CNSP acusó que el Gobierno derrocado supeustamente autorizó a Francia llevar a cabo ataques para liberar al presidente Bazoum.

Al mismo tiempo que la crisis se agudizaba en África Occidental, miles de personas se concentraban frente a la embajada de Francia en Niamey para protestar contra el intervencionismo del país galo y la Cedeao, coreando consignas contra el neocolonialismo.

¿Qué dio origen al golpe?

Al parecer, los problemas se venían gestando desde hacía varios años, en gran medida por el descontento nacional ante la operación Barkhane de Francia.

El 27 de noviembre de 2021, al menos dos personas murieron y 18 resultaron heridas en el oeste de Níger cuando unos manifestantes se enfrentaron a un convoy militar francés. El 18 de septiembre de 2022, los nigerinos tomaron las calles de Niamey con pancartas consignas como: “Ejército criminal francés, fuera” y “El Ejército colonial de Barkhane debe irse”.

Francia ha reforzado su presencia militar en el Sahel —como se conoce a un corredor del norte de África en que se ubica Níger— desde enero de 2013, cuando envió un contingente militar a la región con el objetivo declarado de “detener el avance de una coalición de rebeldes tuaregs y combatientes islamistas en Malí”.

Y después, en el 2014, París sus operaciones cuando ese foco de violencia se extendió a Burkina Faso y Níger. Francia despliega soldados en varios países del Sahel, una decisión geopolítica que se conoce como Operación Barkhane.

Un total de 5.500 soldados franceses fueron desplegados en Malí, Burkina Faso, Níger, Chad y Mauritania con el pretexto de realizar labores antiterroristas. La intervención se produjo tras la destrucción de Libia por la OTAN en 2011. Tras el derrocamiento del gobierno de Muamar el Gadafi por rebeldes respaldados por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el vacío de poder provocó una mayor desestabilización en la región.

La Operación Barkhane de París, iniciada en 2014, fracasó en gran medida en la consecución de sus objetivos y provocó una reacción violenta de los líderes africanos.

Francia decidió retirar sus tropas de Malí en junio de 2021 y completó la salida en agosto de 2022, trasladando la mayoría de sus fuerzas a la vecina Níger.

Níger se convirtió en el nuevo centro militar de Francia en África con cerca de 1.000 soldados destinados a Niamey. Los nigerinos y otras naciones del Sahel, como Malí y Burkina Faso, iniciaron protestas contra la presencia militar francesa en la región. Los estrechos lazos de Bazoum con los dirigentes franceses podrían haber estado detrás del descontento público con el presidente.

Los líderes occidentales dieron la voz de alarma por la toma del poder militar en Níger, siendo Estados Unidos y Francia los que más se escucharon. Washington y París mantienen una presencia militar en el país.

Hay unos 1.000 soldados estadounidenses y 1.500 franceses destacados en Níger con el pretexto de llevar a cabo operaciones antiterroristas en la región. Las autoridades estadounidenses y francesas han hecho hincapié en la “restauración” de la “democracia” en Níger y en devolver a Bazoum al poder.

¿Qué puede haber detrás del apoyo de Occidente a Bazoum?

Bazoum ocupa el cargo de presidente desde que ganó la elección de febrero de 2021, tras obtener más del 55% de los votos. Anteriormente había sido ministro del Interior del país, entre 2016 y 2020.

El presidente depuesto ha sido considerado durante mucho tiempo uno de los pocos líderes prooccidentales de la región del Sahel, lo que ha convertido a Níger en un aliado clave para las naciones occidentales.

Bazoum fue también el único líder entre los gobernantes del Sahel que compartió sala con su homólogo francés Emmanuel Macron durante una reunión virtual del G5 del Sahel —Malí, Níger, Burkina Faso, Chad y Mauritania— en julio de 2021.

El pivote hacia Níger fue marcado de nuevo por Macron en febrero de 2022, según la prensa francesa, que calificó la estrategia de “matrimonio de conveniencia”, añadiendo que París tiene “pocas opciones.”

Sin embargo, a pesar de impulsar las relaciones con Niamey, Francia no ha logrado ganarse los corazones y las mentes de los nigerinos de a pie, como dijeron observadores africanos a Sputnik en septiembre de 2022.

¿Por qué Níger es importante para Francia?

Francia quiere mantener su presencia en Níger porque esta nación subsahariana sin salida al mar es el séptimo productor mundial de uranio. Este recurso, que fue descubierto en Níger por el Bureau de Recherches Geologiques et Minières (BRGM) francés en 1957, se extrae cerca de las ciudades de Arlit y Akokan, a 900 kilómetros al noreste de Niamey.

Los yacimientos de uranio de Níger han sido explotados durante mucho tiempo por Areva (ahora Orano), un grupo multinacional francés especializado en energía nuclear. Esta firma extrae en Níger unas 3.000 toneladas de uranio al año. Este recurso cubre alrededor de un tercio de las necesidades anuales de las centrales nucleares francesas.

Francia es uno de los países con más energía nuclear del mundo, obtiene más del 70% de su electricidad de la energía nuclear, con un parque de 56 reactores nucleares. Dado que Malí, Burkina Faso y ahora Níger están presionando con miras a que Francia abandone la región, París y sus empresas energéticas pueden enfrentarse a un serio dilema.

¿Por qué Níger es importante para Estados Unidos?

Estados Unidos ha mantenido presencia militar en Níger durante más de una década para apoyar al Gobierno nigerino y al Ejército francés en operaciones antiterroristas contra grupos militantes activos en el país africano.

Las tropas estadounidenses se desplegaron en el Sahel en 2006, en el marco de la Operación Escudo de Junípero, anteriormente conocida como Operación Libertad Duradera – Tran Sahara (OEF-TS), que preveía la lucha contra el terrorismo y el control del tráfico de armas y drogas en África Central.

Este programa se basaba en la antigua Iniciativa Pan Sahel (PSI), que concluyó en diciembre de 2004 y se centraba en contener el tráfico de armas y drogas, así como en la lucha antiterrorista.

Además, Estados Unidos mantiene dos bases de aviones no tripulados en Níger para recabar información sobre el Sahel y África Oriental, desde Sudán hasta Malí, norte de Libia y sur de Nigeria. La gran prensa norteamericana califica a Níger de “plataforma estadounidense” para la recolecta de información.

Para el eurodiputado francés Thierry Mariani, así, el golpe de Estado en Níger podría ser otro tropiezo para la influencia francesa en la región del Sahel, tras la retirada de las tropas de ese país europeo de Burkina Faso y Malí.

“Si el nuevo gobierno en Níger, como resultado de la crisis actual, toma la misma posición que los de Burkina Faso y Malí, lo cual es muy probable, será otro golpe muy desagradable contra la influencia francesa en la región”, destacó el político.

spot_img

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La OMS desiste de aprobar un tratado de pandemias

El mundo puede respirar aliviado… al menos de momento. El tratado de pandemias no está cerca de ser propuesto a la 77 Asamblea Mundial de la Salud que comienza la semana que viene.