El ataque de Israel a Gaza está exponiendo la hipocresía de los políticos progresistas en Occidente

Publicado:

El diario británico 'The Guardian' señala en un artículo publicado este lunes 12 de febrero que la permisividad ante la matanza que lleva adelante el estado hebreo contra la población palestina confirma que los políticos angloamericanos carecen de legitimidad.

Noticias populares

“Algo extraño está sucediendo. Una especie de fallo o malfuncionamiento. Los políticos progresistas que se niegan a pedir un alto el fuego en Gaza o suspender el apoyo al ataque de Israel han perdido de la habilidad de sonar coherentes y cada vez más parecen como si estuvieran atravesando una crisis”.

 

Así comienza la incisiva columna, titulada “El ataque de Israel a Gaza está exponiendo los agujeros en todo lo que los políticos progresistas dicen creer”, en la que el diario señala la hipocresía de algunos de los principales dirigentes de centro y centro-izquierda en EEUU y el Reino Unido, que suelen presentarse como defensores de los derechos humanos y la justicia alrededor del mundo, pero que han fallado en condenar públicamente con claridad y mucho menos hacer avanzar medidas para impedir que Israel continúe atacando a la población civil en Gaza.

En ese sentido, el diario británico afirma que “el lenguaje confuso y las declaraciones contradictorias” se están volviendo comunes entre las figuras del establishment en EEUU y Reino Unido, reprochando la calculada vaguedad de los políticos para intentar no sonar demasiados críticos de Israel.

“Cuando se le preguntó a Keir Starmer [líder laborista y favorito en las encuestas para las próximas elecciones generales en el Reino Unido] si cortar el agua y el suministro son acciones que entran dentro del derecho internacional, dijo que Israel tenía ese derecho. Luego, su partido afirmó que él nunca había dicho eso. Cuando Starmer dijo que el Partido Laborista no reconocería a Palestina unilateralmente, su propio secretario de Asuntos Exteriores en las sombras, David Lammy, dijo al Financial Times que el Partido Laborista lo consideraría”, recuerda la nota.

Pero ninguna parte estas contradicciones son más claras, dice el diario, que cuando los políticos expresan un apoyo inequívoco a las acciones de Israel y al mismo tiempo expresan preocupación por los civiles en Gaza.

“En una publicación en X, Lisa Nandy, la Secretaria de Desarrollo Internacional en las sombras [del Partido Laborista], pareció apoyar la suspensión de fondos a la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, porque ‘acusaciones tan graves exigen una respuesta seria’, argumentó, al mismo tiempo que reclamó garantías al Primer Ministro que todavía se les proporcionaría ayuda. Mientras tanto, [el canciller del Reino Unido] David Cameron dijo que estaba ‘preocupado’ de que Israel pudiera haber violado el derecho internacional, pero que esto no cambiaba la postura del Reino Unido sobre la exportación de armas a Israel. Intenta entender eso”, ironiza The Guardian.

Un ejemplo citado de esa dualidad es la postura del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, quien dijo que el 7 de octubre —es decir, los ataques de Hamás contra la población civil de Israel— no podía tomarse como una licencia para deshumanizar a otros, mientras sigue siendo el canciller de un gobierno que optó dos veces por invocar el derecho a eludir al Congreso para proporcionar más armas a Israel.

“Esta disonancia es producto del intento de reconciliar una posición irreconciliable”, sentencia el diario. “Los hechos [en referencia a la matanza a manos de tropas israelíes, que está a punto de llegar a las 29.000 víctimas palestinas] son simplemente demasiado crudos para que alguien pueda confrontarlos y al mismo tiempo continuar apoyando las acciones de Israel en Gaza. Por eso, los políticos recurren a explicaciones contradictorias y a veces descabelladas para evitar denunciar estas acciones o exigir que se haga algo al respecto”.

Los resultados rozan la locura, declara el diario, “como cuando Nancy Pelosi dijo a CNN que si bien algunos manifestantes son espontáneos, orgánicos y sinceros”, pedir un alto el fuego era malo porque significaba adherir al mensaje del presidente ruso Vladímir Putin.
“Y si eso no fuera suficiente, el año pasado [Pelosi] dijo a los manifestantes pro palestinos que regresaran a China, ya que allí es donde está su sede, según su visión”, añade The Guardian.

Esta necesidad de “defender lo indefendible” a todo costa, ha hecho que los portavoces de los políticos sean llevados “contra las cuerdas” por la propia falta de lógica de sus respuestas.

Cuando se le preguntó qué mensaje tenía Joe Biden para los árabes estadounidenses preocupados por lo que estaba sucediendo en Gaza, un portavoz de la Casa Blanca dijo que el presidente estaba “desconsolado” y también creía que “Israel tiene derecho a defenderse”, señala el diario, resaltando el absurdo que representaba sostener las dos posiciones a la vez.
Por su parte, The Guardian dice que el presidente Joe Biden “parece haberse rendido por completo” y que ya no pretende siquiera que la política de su gobierno en Oriente Medio es “fructífera o incluso coherente”, al admitir en una declaración reciente ante la prensa, que si bien la estrategia ofensiva contra los hutíes no estaba funcionando para disuadirlos de dejar de atacar los barcos en el mar Rojo, de todas maneras continuaría.

“Es al menos un resumen honesto y abarca la posición que los aliados de Israel han mostrado hacia Gaza. ¿Está funcionando lo que hacen? No. Pero continuará. Porque la guerra que llevan adelante no pasa ninguna prueba. No es coherente con los principios progresistas y ni siquiera tiene sentido en términos de obtener seguridad. Oriente Medio hace décadas que no estaba tan inestable y el conflicto está haciendo que la vida política sea cada vez más volátil, particularmente en Estados Unidos y el Reino Unido. Dos partidos compuestos por presuntos políticos responsables y centristas [por el Partido Demócrata en EEUU y el Partido Laborista en el Reino Unido] se han posicionado como alternativas a los caóticos y corruptos competidores de derecha en un año electoral crucial, y ahora están preocupados por perder apoyo, y regularmente tienen que defenderse de los abucheos de los manifestantes pro-Palestina”, sintetiza el diario.

El artículo sostiene que la incapacidad para responder adecuadamente a la agresión israelí por parte de los políticos progresistas en EEUU y el Reino Unido exhibe un problema que va más allá de Gaza, y expresa la falta de legitimidad del sistema político angloamericano, en un contexto de descontento generalizado hacia los dirigentes occidentales por el elevado costo de vida y la disminución de la movilidad social, entre otros problemas.

“Estos acontecimientos han expuesto las fallas de todo un modelo de política y los supuestos que lo sustentan. Si el progresismo no puede ofrecer una forma de gobierno moral y estabilizadora, ¿para qué sirve? En medio de un conflicto sangriento y perturbador, si el progresismo no muestra capacidad o deseo de proteger la vida civil, la seguridad regional y sus propias perspectivas electorales, entonces sus pretensiones de principios y competencias que definen su misión colapsarán”, vaticina el diario.

Y añade: “Cuando un mundo menos seguro se convierte en un precio aceptable a pagar por la lealtad a los aliados, el reclamo de autoridad de Occidente como custodio político y militar de la ley y el orden parece cada vez más débil”.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Maduro sobre Gaza: “Se trata del primer genocidio transmitido en vivo”

El mandatario venezolano comentó que el suicidio del soldado que se prendió fuego frente a la Embajada de Israel en Washington "ha sacudido a la sociedad estadounidense y del mundo".