Moscú acusa a Washington del ataque ucraniano con municiones de racimo contra Crimea

Publicado:

"Estas acciones no quedarán sin respuesta", avisó el Ministerio de Defensa ruso.

Noticias populares

Washington es responsable del ataque ucraniano perpetrado este domingo contra la península rusa de Crimea con misiles ATACMS, que dejó al menos cinco muertos y más de 100 heridos, ya que “que suministró estas armas a Ucrania”, denunció el Ministerio de Defensa de Rusia.

 

“Todas las asignaciones de vuelo en los misiles tácticos operativos ATACMS de EE.UU. son introducidas por especialistas estadounidenses basándose en los propios datos de inteligencia satelitales de EE.UU.”, explica el organismo.

“Por lo tanto, la responsabilidad del ataque deliberado con misiles contra la población civil de Sebastopol recae principalmente en Washington, que suministró estas armas a Ucrania, y en el régimen de Kiev, desde cuyo territorio se lanzó este ataque”, agregó, avisando que “estas acciones no quedarán sin respuesta“.

Previamente, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, denunció que Kiev había elegido deliberadamente el día de la festividad ortodoxa de la Santísima Trinidad para bombardear Crimea.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

España campeona de Europa

Que sí, que ya sabemos que la “Armada Invencible” se tomó la revancha contra los hijos de la Gran Bretaña y toda esa pamplina. Con franqueza, reconocemos que el titular es algo capcioso, sobre todo porque no vamos a hablar de fútbol, pero había que aprovechar la coyuntura. De eso ya se encargan los “mass media” que con su bombardeo diario atontan al más pintado. A ver si acabada la Euro, se nos bajan los humores españolazos tan casposos que nos regala el deporte rey y ganamos algo en sentido común, aunque sea de penalti y en último minuto.