Compartir

El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó una directiva al principio de su gobierno en la que esbozó una estrategia de presión contra la República Popular Democrática de Corea (RPDC), según difunde hoy el diario The Washington Post.

De acuerdo con la publicación, que cita a funcionarios norteamericanos, este plan involucraba acciones en un amplio espectro de agencias gubernamentales y llevó al uso de capacidades cibernéticas militares.

La directiva de Trump, agregó el periódico, también incluyó instrucciones a diplomáticos y funcionarios para referirse al tema de la RPDC en prácticamente todas las conversaciones con interlocutores extranjeros e instarlos a romper todos los lazos con Pyongyang.

Tan penetrante es la campaña diplomática que algunos gobiernos se han encontrado luchando para encontrar cualquier vínculo con el país asiático, indicó el artículo.

Según el Post, la orden también instruyó al Departamento del Tesoro para describir un escalonamiento de sanciones contra las entidades e individuos de Corea del Norte y los extranjeros que trataran con ella, lo cual se refleja en las constantes restricciones de los últimos meses.

El diario publicó ese trabajo después de que el secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, expresara ayer durante una visita a China que Estados Unidos tiene líneas de comunicación abiertas con Pyongyang.

‘No estamos a oscuras’, expresó el jefe de la diplomacia estadounidense, luego de que el 19 de septiembre en la Asamblea General de la ONU Trump lanzara fuertes ataques contra la RPDC, amenazara con la destrucción del país oriental y llamara a las naciones que tienen nexos con con ese territorio a cortarlos.

El gobernante norteamericano, quien anteriormente recibió críticas de algunos sectores por su manejo de las crecientes tensiones con la RPDC y su tono belicista, dio a conocer dos días después de ese discurso nuevas sanciones contra el territorio asiático.

‘Anuncio una nueva orden ejecutiva que expande significativamente la autoridad para perseguir a individuos, compañías e instituciones que financian y facilitan el comercio con Corea del Norte’, expresó durante un almuerzo con su par de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Las advertencias del mandatario se dirigieron a instituciones financieras alrededor del orbe. ‘Los bancos extranjeros tendrán una elección clara: hacer negocios con Estados Unidos o facilitar el comercio con el régimen sin ley en Corea del Norte, y no tendrán tanto comercio’.

Estados Unidos dice considerar una amenaza a la RPDC por sus pruebas de misiles balísticos, de los cuales Pyongyang sostiene reiteradamente su carácter autodefensivo.

La RPDC señala que sus operaciones responden a la hostilidad y amenazas que representan los ejercicios militares conjuntos de Washington y Seúl en la península coreana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here