El film provoca interpretaciones políticas encontradas: una, que el autor habría evolucionado desde un idealismo ingenuo a una visión decepcionada sobre Cuba; también la contraria, que su simpatía por Fidel Castro y la Revolución se mantiene, lo que no impide que mostre con crudeza sus carencias. Pero es la primera la que sugieren los medios corporativos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.