Convocados por el Frente Antiimperialista Internacionalista, unas doscientas personas se concentraron frente a la embajada del la entidad sionista de Israel, tras una negociación con la dotación de Policía Nacional que afirmaba que la concentración no había sido  comunicada. La marcha inicialmente prevista desde esta embajada a la de los EEUU hubo de limitarse a la concentración ante la de Israel, quedando los organizadores comprometidos con una futura movilización para poner de manifiesto la vinculación entre los crímenes sionistas y la agresión de EEUU, Reino Unido y Francia contra Siria, en la estrategia euroatlántica de imposición y control de Oriente Próximo

En el acto se corearon eslóganes y se leyó el siguiente comunicado:

FRENTE ANTIIMPERIALISTA INTERNACIONALISTA

Comunicado: Por la defensa el Derecho al Retorno del pueblo Palestino y contra la masacre perpetrada por el Ente Sionista de Israel

Hoy, 20 de abril, se cumplen 22 días desde que el pueblo palestino tomó la iniciativa de emprender una Gran Marcha por el Retorno. Hoy, 20 de abril, se cumplen 22 días desde que el ejército sionista de ocupación inició una nueva masacre de civiles palestinos desarmados.

El día 30 de marzo, día de la Tierra Palestina, miles de palestinos y palestinas se dirigieron a la frontera de Gaza para reivindicar el cumplimiento de la resolución 194/1948 de Naciones Unidas que estipula el derecho de los refugiados palestinos al retorno a sus tierras y propiedades en su patria usurpada por Israel. El ejército de ocupación israelí, de igual forma como hizo en 1976 disparó contra mujeres, niños y jóvenes desarmados. Desde el día 30 han sido asesinados más de 40 palestinos y heridos más de 4000.

Estos hechos recientes no son realmente nuevos. El colonialismo primero con Inglaterra y Francia como potencias hegemónicas que se repartieron la zona tras la caída del imperio Otomano, y el imperialismo estadounidense después, tras la II Guerra Mundial, no han dejado de intervenir en Oriente Próximo en función de sus intereses políticos, económicos, militares y geoestratégicos.

La autoproclamación del Estado judío de Israel se hizo consintiendo la expulsión más de 800.000 palestinos de sus tierras, el asesinato y las masacres perpetradas por grupos terroristas sionistas que luego conformarían la Entidad ocupante actual. Desde 1948 hasta hoy en Palestina se está llevando a cabo una limpieza étnica que cada día cobra más y más víctimas. Durante años, la entidad sionista de Israel ha ejercido de potencia colonial, ha sido el gendarme de toda la zona y practica con el pueblo palestino un apartheid comparable al que tuvo lugar en Sudáfrica: se apropia de sus tierras, destruye sus casas, encarcela y asesina a los jóvenes que se resisten a la ocupación, trata, por todos los medios, de expulsar a la población palestina de Jerusalén y practica una limpieza étnica sin precedentes en toda la historia de la humanidad, en clara violación de todos los tratados y con la connivencia hipócrita del bloque hegemónico atlantista y sus satélites. Además, resulta una amenaza para toda la región como único poseedor de armas nucleares.

Todos los años el Estado sionista arresta entre 500 y 700 niños acusados de tirar piedras, que a día de hoy hay más de 6.500 presos en las cárceles sionistas, 54 de ellos mujeres, 8 niñas y 350 niños; en las últimas 5 décadas más de 800.000 palestinos han pasado por las cárceles sionistas. Estos datos son apenas un breve testimonio de la pretensión sionista de hacer desaparecer al pueblo palestino.

En los últimos meses, la virulencia y desesperación con la que están actuando EEUU y sus aliados – su intervención directa bombardeando Siria, y la declaración de Jerusalén como capital del Ente sionista-, muestran un el resquebrajamiento del poder global de EEUU y sus aliados europeos que se está encontrando en esta zona con países que cuestionan la unipolaridad imperial.

Así, Donal Trump con la decisión de trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén ha realizado una declaración de guerra abierta al pueblo palestino y con ella a todos los pueblos árabes de la zona. Una vez más ha violado el mandato de Naciones Unidas, las múltiples resoluciones emitidas por más de seis décadas, el derecho del pueblo palestino al Retorno y el Derecho Internacional. En realidad ha hecho una declaración de guerra a toda la humanidad.

Esta nueva declaración de guerra de EEUU no podría haberla hecho sin la connivencia de los países aliados, especialmente de Europa, así como de las monarquías árabes. No existen diferencias significativas entre los intereses Estadounidenses y los sionistas por la hegemonía en el planeta.

El Estado español es uno de los aliados más firmes del sionismo. Durante años ha tratado de dar una apariencia de mediador en el conflicto, pero la realidad es que todos los gobiernos hasta la fecha han favorecido la inserción del sionismo y su discurso en nuestras instituciones. El sionismo que, no lo olvidemos, es una ideología racista y xenófoba, prima-hermana del fascismo. Además el Estado Español tiene un papel clave en la nueva fase en la que ha entrado la Guerra Mundo. Las bases militares de EEUU -Rota, Morón – tuvieron y tienen un papel fundamental en estas guerras: son bases logísticas, armamento, combustibles, vuelos de bombarderos, etc. España pertenece a la OTAN y tiene ejércitos expedicionarios en más de 30 países del mundo.

Además, a través de sus medios de comunicación públicos y también de los privados es la punta de lanza de la guerra informativa e ideológica en todo el mundo hispano hablante. Llevamos tres semanas escuchando a los “paraperiodistas” de los medios de comunicación el mismo discurso legitimador del Ente sionista, acusando a los palestinos de violentos y presentando los asesinatos de palestinos como actos de defensa.

Estado español, sus instituciones y su clase política son dependientes y subordinados al interés de la potencia hegemónica: EEUU. El gobierno español y las instituciones de todo el estado tienen una relación intensa con el Estado sionista y el MOSAD, desde el Ministerio de defensa y las fuerzas de seguridad –armamento, entrenamiento, etc.- y desde el Ministerio de Exteriores se ejerce una política de persecución y acoso a los movimientos de solidaridad con el pueblo palestino, especialmente al BDS.

Desde el FAI consideramos que los bombardeos a Siria y los asesinatos de los palestinos de estos días forman parte de la misma guerra imperialista que ha entrado en una nueva fase y tiene su centro neurálgico en Oriente Próximo. El objetivo imperialista en estos momentos es dar continuidad a la guerra en Siria y liquidar definitivamente la resistencia palestina.

Desde el FAI defendemos que cualquier ser humano que ame la paz, no puede dejar de levantar la voz contra el imperialismo, en solidaridad con el pueblo palestino y su derecho a luchar por la recuperación de su tierra, su derecho al retorno y a la capital de su estado en Jerusalén.

Denunciamos y condenamos los ataques del imperio y sus aliados al pueblo sirio y a su gobierno legítimo. No podemos callar ante estos actos criminales cuya trascendencia para la región y para el mundo no podemos imaginar todavía.

Desde el FAI defendemos el internacionalismo y nos comprometemos a luchar con nuestros hermanos y hermanas palestinas por el Derecho al Retorno de todos y todas a sus tierras. Desde el FAI nos comprometemos a defender Jerusalén como capital de Palestina libre.

¡Viva la lucha del pueblo palestino!

¡Viva Palestina libre!

Frente Antiimperialista Internacionalista, 20 de abril de 2018

(Descargar COMUNICADO)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.