Caracas expresa su preocupación por el “violento” y “masivo” desalojo de refugios venezolanos en Pacaraima, en la frontera con Brasil.

“El Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela expresa su preocupación por las informaciones que confirman ataques a inmigrantes venezolanos, así como desalojos masivos de nuestros connacionales (en Pacaraima), hecho que violenta normas de Derecho Internacional, además de vulnerar sus derechos humanos”, declaró la Cancillería venezolana en un comunicado emitido el sábado.

Caracas también instó al Gobierno de Brasil a respetar a los derechos humanos de los venezolanos radicados en la mencionada localidad brasileña, donde han sido víctimas de ataques xenofóbicos.

En la nota se explicó que el Ministerio de Exteriores de Venezuela se había comunicado con la Cancillería de Brasil a fin de solicitar las garantías correspondientes para los venezolanos y tomar las medidas de resguardo y seguridad de sus familias y enseres.

De igual manera, la Cartera venezolana de Exteriores ordenó al personal del consulado de su país en Boa Vista (estado brasileño de Roraima) trasladarse hasta Pacaraima, para “constatar in situ el estatus de la situación y velar por la integridad de los ciudadanos venezolanos en la zona”.

Luego de expresar su disposición para coordinar “las acciones que las autoridades brasileñas consideren necesarias”, el país bolivariano abogó por “la promoción y el respeto del derecho internacional sin discriminación”, reza el texto.

La Cancillería, agrega la nota, “rechaza la instrumentalización de una lamentable situación de violencia alimentada por una peligrosa matriz de opinión xenófoba, multiplicada desde gobiernos y medios al servicio de los inconfesables objetivos del imperialismo, a partir del desprestigio de la venezolanidad”.

El presidente de Brasil, Michel Temer, anunció el pasado 12 de febrero su decisión de aumentar el número de efectivos policiales y militares en la frontera con Venezuela, como una medida para controlar la llegada de inmigrantes venezolanos.

Brasilia, con su retórica antichavista, insiste en que Caracas debe “volver a la democracia”, aduciendo que son los ciudadanos venezolanos los que están sufriendo las consecuencias de lo que ocurre en su país.

Las autoridades de Venezuela, por su parte, han acusado en más de una ocasión a Temer de injerencia en los asuntos internos del país bolivariano y de promover medidas agresivas contra Caracas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.