jueves, mayo 28, 2020

Terminator: el imperialismo necesita las nuevas armas atónomas para sus guerras

Noticias populares

La Organización Mundial de la Salud dice ahora que nunca ha aconsejado el confinamiento para frenar la pandemia

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha manifestado al periódico australiano Sydney Morning Herald, que la organización internacional...

Una ciudad de Brasil reabre sus comercios y los casos de coronavirus se disparan 185 %

La ciudad brasileña de Blumenau, en el estado de Santa Catarina, ha experimentado un aumento de más del doble...

Por primera vez los bomberos de Nueva York reconocen que las Torres Gemelas fueron demolidas con explosivos.

Por primera vez un organismo público de Estados Unidos ha declarado como “incuestionable” que la destrucción de las tres...

Los robots asesinos (“Slaughterbots”), conocidos como sistemas autónomos de armas, son la tercera revolución en el arte de la guerra, aunque no son aún parte integrante de los ejércitos del mundo de manera oficial.

Van detrás de la pólvora y las armas nucleares. Son sistemas con acción independiente. Han cambiado radicalmente la forma de combate. Están programados para identificar y atacar objetivos utilizando inteligencia artificial y sin control humano. Pueden ser aviones no tripulados, pero también barcos, tanques, lanzacohetes y otras armas.

Desde 2014 la ONU celebra reuniones en Ginebra en las que 75 países negocian una prohibición de los robots asesinos. 26 Estados, entre ellos Austria, China y todos los países del Tercer Mundo apoyan la prohibición de estas armas.

Pero hay Estados que tienen sus propios intereses. Estados Unidos se opone totalmente a las restricciones. También en Alemania hay empresas que participan en el desarrollo de estas armas, que alimenta la carrera armamentista.

El hombre no es una máquina de guerra. Los soldados difícilmente se identifican con las llamadas guerras “humanitarias” que, en realidad, son guerras de agresión en las que los imperialistas atacan a la población civil. Por mercenarios que sean, no todos los soldados son capaces de ello.

En Estados Unidos un gran número de veteranos devuelven sus condecoraciones porque se avergüenzan de los crímenes cometidos y padecen enfermedades siquiátricas de por vida. La mayoría de los soldados confiesan que disparan lejos del blanco cuando se trata de personas.

Incluso los pilotos de drones, que matan desde sus oficinas como si se trata de videojuegos y tienen menos remordimientos debido a la distancia, acaban desquiciados al cabo de los años.

Pero lo que el imperialismo necesita son precisamente máquinas de guerra que obedezcan sin rechistar: robots asesinos, implacables, sin compasión y sin conciencia, y Google esta empeñado en crear este tipo de máquinas de matar en masa, aunque hay otras multinacionales, como Boston Dynamics.

Hace un año se publicó un cortometraje titulado “Slaughterbots” del Future of Life Institute sobre las armas autónomas:

Fuente: MPR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: