Rusia lanza la nave de carga Progress MS-18 a la Estación Espacial Internacional

Publicado:

La nave espacial lleva 2,4 toneladas de material para abastecer a los tripulantes de la plataforma orbital.

Noticias populares

 

Rusia lanzó este miércoles la nave de carga Progress MS-18 desde el cosmódromo de Baikonur, de dónde despegó rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) con 2,4 toneladas de material para abastecer a los tripulantes de la plataforma orbital.

La nave despegó a las 00.00 GMT (03.00 hora de Moscú) con un cohete Soyuz-2.1a desde la plataforma 31 del cosmódromo. Tras dos días de vuelo, la nave se acoplará a la EEI la mañana del 30 de octubre.

La nave espacial lleva 470 kilogramos de combustible, 420 litros de agua potable, 40 kilos de oxígeno y 1.509 de equipos y suministros médicos y sanitarios, ropa y alimentos frescos.

Actualmente, en la EEI se encuentran dos cosmonautas rusos, Antón Shkáplerov y Piotr Dubrov, que dijo en un vídeo publicado en el canal de YouTube de Roscosmos que los miembros de la tripulación aguardan expectantes la llegada de regalos de casa.

“Como el próximo carguero no llegará hasta febrero, en este esperamos recibir regalos para las próximas fiestas: el Año Nuevo, enero, febrero. Por supuesto, habrá paquetes de casa, sorpresas, cartas”, señaló Dubrov, en referencia a la Navidad ortodoxa, que se celebra el 7 de enero, y al 23 de febrero, el Día del Defensor de la Patria.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

15:32:13

Avdéyevka: las llamas de la guerra

Avdéyevka padeció diez largos años bajo la cruenta ocupación del régimen de Kiev. Las tropas ucranianas convirtieron la ciudad en un fuerte bastión desde donde bombardeaban la cercana Donetsk. La mayoría de las personas abandonaron la ciudad, algunas voluntariamente y otras forzadas. Sin embargo, algunos vecinos se negaron a dejar sus casas y, escondidos en sótanos, resistieron con fe y coraje la persecución ucraniana hasta que finalmente fueron liberados por el Ejército ruso.