Un enfoque general sobre las protestas en China

Publicado:

Noticias populares

Desde el primer brote de covid del mundo en Wuhan, el virus se ha utilizado como arma para atacar a China.

 

Donald Trump describió cínicamente la pandemia como un arma china: “el peor ataque que hemos tenido contra nuestro país, peor que Pearl Harbor”.

Los desvaríos de Trump rara vez fueron tomados en serio, incluso por los aliados de Estados Unidos. La teoría de la conspiración de la «fuga de laboratorio» fue desmontada por un equipo científico de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que determinó que el virus probablemente evolucionó en murciélagos y era «extremadamente improbable» que se hubiera originado en un laboratorio.

Uno de los miembros del equipo de la OMS aseguró que «es decepcionante pasar tiempo con los periodistas explicando los hallazgos clave para posteriormente ver a nuestros colegas citados erróneamente de forma premeditada para ajustarse a una narrativa determinada».

Desde que los gobiernos occidentales comenzaron a controlar los brotes de covid, el enfoque pasó de tratar de culpar a China por el virus a atacarla por su política de cero covid.

Claramente, los cierres reanudados están causando una ira genuina en algunos lugares. El gobierno chino ha reconocido los problemas causados por un enfoque de «talla única»: recordó a las autoridades en la capital de Henan, Zhengzhou, por ejemplo, las excepciones que deben hacerse a las órdenes de quedarse en casa y reprendió a la policía en Anhui por la aplicación demasiado estricta de cuarentena.

Pero los reportajes occidentales son engañosos. La cobertura que está realizando la cadena británica BBC magnifica la escala de las protestas en una estrategia parecida a la de 2019, cuando los disturbios en Hong Kong recibieron una cobertura general mientras se minimizaba la violencia policial mucho más grave contra los chalecos amarillos en Francia. Cualquier signo de insatisfacción en China es exagerada por razones políticas.

En algunas coberturas sobre las protestas en China, se han realizado malas traducciones con objetivos políticos. Por ejemplo, «jiefeng» (levantar el bloqueo) se ha traducido como «jiefang» (liberar), o los llamados para relajar las restricciones de Covid en Xinjiang, que se han presentado como llamados para “liberar a Xinjiang” para reforzar las afirmaciones occidentales de opresión china en la región.

También deberíamos mirar el panorama general. China ha contenido efectivamente el Covid-19, suprimiendo los brotes a través de cierres rápidos y localizados. El resultado es una tasa de mortalidad de 10,38 por millón.

Por ejemplo, la tasa británica es de 2.668,64 por millón: los ciudadanos británicos han tenido 257 veces más probabilidades de morir de covid que los chinos. El hecho de que la mayoría de los comentaristas traten esta disparidad como irrelevante dice algo desagradable sobre lo poco que nuestra sociedad valora la vida de las personas vulnerables y de edad avanzada.

El impacto económico limitado de los bloqueos breves y específicos de China se ve oscurecido por el alarde occidental sobre una desaceleración en la tasa de crecimiento del PIB de China, lo que parece extraño dado que todavía supera cómodamente a todas las economías occidentales.

La cobertura mediática rara vez menciona el hecho de que China haya apostado recientemente por un crecimiento más lento como parte de su planificación económica y evitando el crecimiento a cualquier costo para limitar la desigualdad social y proteger el medio ambiente.

Solo un gobierno dispuesto a sacrificar la producción económica por la sostenibilidad a largo plazo habría promulgado una política como la prohibición de pesca de 10 años en el río Yangtze impuesta el año pasado para permitir que la vida silvestre se recupere.

Para los comentaristas occidentales que defienden lealmente la nueva línea de «guerra fría» establecida en Washington, la política de cero covid de Beijing supone «autoritarismo».

El gobierno chino ha adaptado repetidamente su enfoque, y las protestas recientes pueden provocar una revisión adicional. Pero el hecho es que, en comparación con Gran Bretaña o cualquier otro país occidental, la estrategia de China ha salvado millones de vidas. Deberíamos tener cuidado de burlarnos o creer que nuestros gobiernos han actuado mejor.

Editorial del periódico británico Morning Star traducido para NR

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Dirigentes partidistas de Cuba y Grecia sostuvieron encuentro

La Habana. El secretario de Organización del Partido Comunista de Cuba (PCC), Roberto Morales, sostuvo ayer un encuentro en esta capital, con el secretario general del partido político griego MeRA25, Yanis Varoufakis.