Los grupos terroristas han secuestrado a más de dos docenas de niños sirios para usarlos en el montaje de un ataque químico en la provincia de Idlib (noroeste).

La cadena de televisión libanesa Al Mayadeen, citando anónimamente a fuentes locales, reportó el jueves que los elementos extremistas han secuestrado en las últimas semanas a más de 24 niños en la localidad de Yisr Al-Shuqur, sita en Idlib, para utilizarlos en un fabricado asalto con armas químicas en esa provincia.

Para realizar el acto provocativo, los terroristas han trasladado últimamente un gran cargamento de materiales tóxicos a una cárcel en Yisr Al-Shuqur mediante el cruce fronterizo de Al-Hasaniyah, que conecta a Idlib con Turquía, indicaron las fuentes.

El cruce fronterizo de Al-Hasaniyah está bajo control de los llamados “Cascos Blancos”, un grupo que ha ayudado en varias ocasiones a las bandas ultravioletas para lanzar ataques químicos contra la población civil en Siria para luego acusar de la agresión a las fuerzas del Ejército de Damasco.

Las fuentes citadas por Al Mayadeen, advirtieron, asimismo, de que uno de los lugares, donde los terroristas planean lanzar ataques químicos es el pueblo de mayoría cristiana de Hallouz, situada en Yisr Al-Shuqur.

Más de 250 miembros de los Cascos Blancos y decenas de los terroristas tomarán parte en lanzar los asaltos químicos en Idlib, muy probablemente días después de que el Ejército sirio y sus aliados lancen oficialmente una operación militar para liberar de toda presencia terrorista la citada provincia norteña, apostilló el medio libanés.

Las autoridades de Rusia y Siria han alertado en los últimos días del plan terrorista, diseñado por ciertos Estados occidentales, para lanzar un falso ataque químico en Idlib, y justificar así una agresión de Estados Unidos y sus aliados europeos contra el territorio sirio.

La semana pasada, el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, dijo que Washington está dispuesto a “responder con una acción militar más fuerte” de la que ya lanzó contra Siria el pasado mes de abril, si este país árabe usa armas de destrucción masiva en su próxima ofensiva en Idlib.

El Gobierno sirio ha negado en reiteradas ocasiones haber usado armas químicas contra su pueblo. El presidente de Siria, Bashar al-Asad, volvió a recordar en mayo pasado que Damasco destruyó todo su arsenal químico en 2013, como confirmó la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.