sábado, septiembre 26, 2020
Enlace externo

China completó su constelación de satélites de navegación global

Noticias populares

Una segunda cobaya humana que participaba en el experimento de la vacuna sufre graves efectos secundarios

La multinacional farmacéutica AstraZeneca, que desarrolla una vacuna contra el coronavirus con la marca comercial de la Universidad de...

La vergonzosa huída

José L. Quirante.— El 20 de junio de 1791 los reyes de Francia, el Borbón Luis XVI y María...

Niñas asesinadas por el ejército paraguayo tenían 11 años

Las niñas asesinados durante el operativo del Ejército paraguayo contra el grupo insurgente Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) tenían...

China lanzó este martes el último satélite del Sistema de Navegación por Satélite BeiDou (BDS, siglas en inglés), con lo que ha completado el despliegue de su propio sistema de navegación global.

El satélite, el 55º de la familia BeiDou, que significa «Osa Mayor» en chino, fue lanzado a las 09:43 (hora de Beijing) y enviado a la órbita preestablecida por un cohete portador Gran Marcha-3B, desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en la provincia suroccidental de Sichuan.

La misión, la número 336 realizada por cohetes de la serie Gran Marcha, fue un éxito absoluto, según autoridades del centro de lanzamiento.

El satélite, designado para ingresar a la órbita terrestre geoestacionaria (GEO, siglas en inglés), es el último del sistema BDS-3, que comenzó a ofrecer servicios básicos de navegación a países y regiones a lo largo de la Franja y la Ruta, así como al resto del mundo, en diciembre de 2018.

BDS es uno de los cuatro sistemas de navegación global por satélite que hay en el mundo. Los otros son GPS de Estados Unidos, Galileo de la Unión Europea y GLONASS de Rusia.

China ha venido alentando activamente la cooperación y los intercambios entre el sistema BDS y otros sistemas de navegación en campos como construcción y aplicación, fortalecimiento de compatibilidad e interoperabilidad, y compartición de recursos. Otro objetivo de dicha cooperación es la posibilidad de proporcionar servicios más calificados, diversificados, seguros y confiables a los usuarios.

Diseño único

En comparación con otros sistemas similares, el diseño de la constelación BDS es único, e incluye la órbita terrestre media (MEO), la órbita geosíncrona inclinada (IGSO) y los satélites GEO.

El sistema BDS-3 consta de un total de 30 satélites, a saber, 24 satélites MEO, tres satélites IGSO y tres satélites GEO.

Los tres satélites GEO, incluido el recién lanzado, pueden ayudar a mejorar de manera significativa los indicadores técnicos generales del sistema BDS-3, según la Academia de Tecnología Espacial de China (CAST, siglas en inglés), desarrollador del satélite.

Los equipos cuentan con dos funciones distintivas del sistema BDS, que son posicionamiento activo y comunicación de mensajes cortos, destacó la academia.

La capacidad de comunicación de mensajes cortos ha sido mejorada 10 veces. Los usuarios del sistema pueden enviar un mensaje de 1.200 caracteres chinos cada vez, así como imágenes, lo que constituye una función útil en caso de emergencias.

Posicionamiento activo

El posicionamiento activo, que emplea tecnología de medición de radio, puede proporcionar las ubicaciones de los usuarios no solo a ellos mismos, sino también a las partes relevantes que estén monitoreando el paradero de estos, a través del funcionamiento conjunto de dos satélites GEO.

La función se aplica ampliamente en operaciones de búsqueda y rescate, pesca y otros campos, para ayudar a garantizar la seguridad de la gente.

El sistema BDS proporciona señales de navegación de múltiples frecuencias y está en capacidad de mejorar la precisión del servicio mediante la combinación de señales de diferentes frecuencias.

También integra por primera vez capacidades de navegación y comunicación, lo que le permite ofrecer servicios de navegación, comunicación de mensajes cortos, aumento basado en satélites, y búsqueda y rescate más allá de las fronteras nacionales, así como un posicionamiento preciso.

«El sistema BDS proporciona ubicaciones de referencia en el tiempo y el espacio, las cuales tendrán una gran influencia en el desarrollo socio-económico del país, así como en la vida de la gente», aseguró Chen Zhonggui, miembro de la academia y diseñador jefe de los satélites BDS-3.

«También sentará la base para la construcción de nueva infraestructura, una dirección importante para el desarrollo de China en la próxima etapa», agregó Chen.

China comenzó a explorar la creación de un sistema de navegación por satélite adecuado a sus propias condiciones nacionales en los años 80, por medio de la aplicación de una estrategia de tres pasos.

Independencia tecnológica

El proyecto BDS-1, el primer paso, también conocido como Sistema de Demostración de Navegación por Satélite BeiDou, fue autorizado oficialmente en 1994, cuando China aún se enfrentaba a un bloqueo tecnológico internacional y los fabricantes nacionales de componentes aún no estaban completamente desarrollados.

El equipo comenzó el trabajo de exploración con paneles solares, recordó Fan Benyao, diseñador jefe del BDS-1 y miembro de la CAST.

Insistiendo en la autosuficiencia, la generación anterior del equipo BDS superó una serie de problemas técnicos, incluidos los relacionados con la plataforma satelital Dongfanghong-3 y componentes clave que podrían afectar la vida útil de los satélites.

El BDS-1 se completó y entró en funcionamiento en 2000 con el lanzamiento de dos satélites, proporcionando una experiencia útil en las áreas de construcción y aplicación, así como capacitación para los profesionales que llevarían a cabo los siguientes proyectos.

El segundo paso fue construir el sistema BDS-2, que comenzó en 2004.

El equipo trabajaba las 24 horas el día, llegando a realizar pruebas de encendido continuo de 200 horas en el sitio de lanzamiento.

Para el final de 2012 habían sido lanzados con éxito 14 satélites, incluidos cinco GEO, cinco IGSO y cuatro MEO, para completar el despliegue.

El primero en su clase

El sistema BDS-2 constituye la primera constelación híbrida del mundo, en la que satélites en tres tipos de órbitas trabajan de forma concertada. El sistema comenzó a proporcionar servicios a nivel regional para usuarios de la región Asia-Pacífico en diciembre de 2012.

Antes de que el sistema BDS-2 empezara a proporcionar servicios regionales oficialmente, China ya había comenzado a desarrollar el sistema de navegación global BDS-3, con un mejor rendimiento y fiabilidad.

El año 2018 fue el más intenso en materia de lanzamientos de equipos para el sistema, con un total de 19.

En comparación con el sistema BDS-2, las señales del BDS-3 se han actualizado para proporcionar mejores servicios.

El equipo de investigación de la CAST también ha logrado avances tecnológicos en enlaces inter-satelitales para facilitar las comunicaciones, la transmisión de datos y el alcance entre los satélites.

«El desarrollo de la tecnología de navegación satelital no solo es un proyecto importante de infraestructura para China, sino también un elemento de infraestructura que proporciona servicios de sincronización, posicionamiento y navegación para todo el mundo. La continuidad y estabilidad de los servicios son muy importantes», dijo Chi Jun, director jefe del equipo de investigación de la CAST.

La vida útil diseñada de los satélites del BDS-3 se ha incrementado a 12 años.

Los satélites del sistema están equipados con relojes atómicos de rubidio e hidrógeno de alta precisión, desarrollados independientemente por China.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: