El ‘nacionalismo’ ucraniano está dispuesto a renunciar a Crimea a cambio de dinero

Publicado:

Noticias populares

 

Durante casi siete años, la cuestión de Crimea se ha proclamado como si fuera un principio fundamental de la soberanía de Ucrania. Ahora resulta que el régimen de Kiev estaría contento si untan de dinero a sus dirigentes. El «efecto Afganistán» tiene su réplica en Europa, donde Ucrania se tambalea y la OTAN se encuentra completamente impotente.

Rusia ha sido acusada repetidamente por Estados Unidos y sus aliados europeos de «anexar» la península del Mar Negro en 2014. Se han impuesto innumerables rondas de sanciones a Rusia por su presunta violación de la soberanía ucraniana.

El tema ha sido fundamental para el alarmante deterioro de las relaciones entre Moscú y la OTAN, cuya voz cantante la lidera Estados Unidos.

Los buques de guerra y los aviones de vigilancia de la OTAN han invadido el territorio ruso del Mar Negro, supuestamente para «defender Ucrania».

Sin embargo, después de todos los resoplidos y resoplidos de Estados Unidos y la UE, el régimen de Kiev respaldado por el bloque imperialista ahora indica que aceptaría «reparaciones» de Rusia por Crimea. Eso es, literalmente, aceptar dinero, según una entrevista con los medios de comunicación del viceprimer ministro de Ucrania, Alexey Reznikov.

Como observa astutamente el alto legislador ruso Leonid Kalashnikov: «Si ellos [el régimen de Kiev] dicen que están dispuestos a aceptar dinero, esto significa que se han dado cuenta de que la península nunca volverá a Ucrania«.

No hay forma de que Moscú pague «reparaciones» a Kiev. Esa misma palabra implica que Rusia actuó con malicia sobre Crimea.

Los hechos son: en primer lugar, un violento golpe de Estado respaldado por Occidente en Kiev en febrero de 2014, que llevó al poder a partidos neonazis que abrazan una viciosa intolerancia antirrusa.

En segundo lugar, en respuesta a esa ilegalidad, el pueblo de Crimea, que es principalmente de origen étnico ruso, organizó un referéndum legítimo y votó abrumadoramente para separarse de Ucrania para unirse a la Federación de Rusia. Eso sucedió en marzo de 2014.

Históricamente, Crimea siempre ha tenido un lugar venerado dentro de la cultura rusa. En un extenso y documentado ensayo, el presidente ruso Vladimir Putin describió los profundos lazos históricos entre el pueblo ruso y el resto de Ucrania, incluida Crimea, que se remonta a más de un milenio.

La inclusión temporal de la península en la jurisdicción de Ucrania fue un desafortunado accidente de regateo político durante la era soviética y el posterior colapso de la Unión Soviética. Luego la idea de “reparaciones” es completamente ajena y despreciable para Rusia y sus compatriotas en Crimea.

Sin embargo, el hecho de que el régimen de Kiev ahora se muestre abierto a tal transacción muestra que se dan cuenta de que la historia y la justicia natural están del lado de Rusia con respecto al destino de Crimea.

También demuestra la sórdida mentalidad codiciosa del régimen de Kiev. No hay ningún principio en sus reclamos sobre Crimea o muchos otros supuestos agravios. Todo se reduce a buscar dinero.

Esto se ve claramente en el proyecto de gas Nord Stream 2 entre Rusia y la Unión Europea. El régimen de Kiev inventó todo tipo de afirmaciones absurdas acerca de que Moscú utilizó la nueva ruta alternativa del Mar Báltico como arma contra Ucrania, para privar a esta última de las tarifas de tránsito para las tuberías de gas terrestres existentes.

Kiev tiene un historial reprensible por no pagar las facturas de gas nacionales adeudadas a Rusia y también por desviar gas ilícitamente en su ruta a la Unión Europea. Eso se suma a que continuamente habla mal de Rusia y la acusa imprudentemente de «agresión». Rusia tiene el derecho soberano de construir el oleoducto más eficiente desde el punto de vista logístico hacia el mercado europeo. Pero el régimen de Kiev quiere hacernos creer que tiene «derecho» a proxenetar el gas ruso para siempre.

Desde los acontecimientos de 2014, el régimen de Kiev ha estado librando una guerra de agresión contra el pueblo de etnia rusa del Donbass, en el este de Ucrania. A pesar de un supuesto alto el fuego, los regimientos bajo el control de Kiev han bombardeado continuamente centros civiles en la ciudad de Donetsk y sus alrededores. Algunas de estas fuerzas, como el Batallón Azov, glorifican abiertamente a los colaboradores nazis que exterminaron a los rusos étnicos durante la Segunda Guerra Mundial.

La guerra que Washington y la Unión Europea ayudaron a desencadenar al respaldar el golpe de estado de 2014 contra un presidente prorruso electo, ha sido habilitada con préstamos financieros masivos y suministros militares al régimen de Kiev. Según el Pentágono, se prevé que la ayuda militar estadounidense agregada durante los últimos siete años alcance los 2.000 millones de dólares.

El régimen de Kiev ha destruido la economía ucraniana y empujado a la nación a un conflicto irreconciliable, todo sobre la base de la humillación por dinero y armas militares de Estados Unidos, la UE y la OTAN. Parte del acto ha sido fingir que había «principios» que defender. Los supuestos principios eran defenderse frente a la «agresión» y la «anexión» rusas.

Moscú, de hecho, apoya al pueblo de etnia rusa que está siendo objeto de un ataque criminal por parte de las fuerzas de Kiev respaldadas por Estados Unidos. Pero Rusia no es parte en el conflicto. Ha actuado como garante del Acuerdo de Paz de Minsk firmado en 2015. Pero el régimen de Kiev nunca ha cumplido su obligación de implementar ese acuerdo internacionalmente vinculante.

La farsa de pedir dinero bajo el disfraz de “defender principios” se ha venido abajo después de este último movimiento de Kiev de vender Crimea por un precio.

Fuente: Strategic Culture Foundation

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias