¿Cómo se sentiría si para ir al trabajo, escuela o un hospital en su propio país tuviera que esperar horas y pasar por puestos de control, y más aún si los agentes son sus enemigos y le humillan cada vez que pasa por estos puestos?

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.