Inicio Mundo Estados Unidos Respuesta rusa a los sueños de la OTAN: la Flota del Báltico...

Respuesta rusa a los sueños de la OTAN: la Flota del Báltico aumenta su capacidad de misiles

332
0
Compartir

El columnista de Sputnik Alexandr Jrolenko explica por qué la Flota del Báltico de Rusia es superior y puede hacer frente a las Armadas de los países miembros de la OTAN en la región.

El experto recuerda que el comandante de la Flota del Báltico de Rusia, Alexandr Nosátov, anunció que a finales de 2017 espera recibir un nuevo buque de misiles de pequeño tamaño. De esta manera, la Flota dispondrá de cinco nuevos buques de suministro, mientras la aviación de la Flota seguirá ampliándose con los cazas de superioridad aérea Su-30SM.

Según Jrolenko, “el rápido crecimiento de la Flota del Báltico es una reacción natural a las aspiraciones agresivas de la OTAN en la región”. Además, el experto destaca que la Alianza Atlántica aumenta el número de las maniobras y el patrullaje de aviones sobre el espacio aéreo de la zona, además de sufrir de “rusofobia y manía de espionaje”.

Las Armadas de siete países de la OTAN —Alemania, Dinamarca, Noruega, Polonia, Letonia, Estonia y Lituania— cuentan con cuatro destructores, 26 fragatas, nueve corbetas, ocho dragaminas, 16 buques de misiles, 10 lanchas patrulleras y 16 submarinos diésel.

“No obstante, la OTAN solo puede soñar con el dominio en el mar Báltico”, indica Jrolenko.

En la actualidad la Flota del Báltico de Rusia dispone de tres submarinos diésel avanzados, un destructor, dos buques de patrulla capaces de operar en zona marítimas lejanas, cuatro buques de patrulla de zonas marítimas cercanas, seis buques de misiles de pequeño tamaño, seis buques antisubmarinos pequeños, 12 lanchas de misiles, cuatro grandes buques de desembarco, dos pequeños buques de desembarco, seis dragaminas costeros y nueve arrastreros de inspección.

De acuerdo con el experto, esta formación operativa-estratégica de la Armada rusa se considera una de las más modernas en el país eslavo.

Crecimiento y renovación

La Flota del Báltico de Rusia sigue incrementando su potencia y confirmando su estatus en el mar.

Además, logró renovar su presencia en las áreas operacionalmente importantes del Atlántico, indica el experto. Por ejemplo, el buque de patrulla Yaroslav Mudri lleva ocho años garantizando la seguridad de la navegación en el Cuerno de África y en el Mediterráneo. Asimismo, protege los intereses de Rusia en otras regiones lejanas de los océanos.

El buque es capaz de proporcionar defensa a una formación operativa tanto en la superficie, como bajo el agua. Está destinado tanto para la búsqueda, la detección y el seguimiento de sumergibles enemigos, como para lanzar ataques contra los buques en el mar y en las bases. Asimismo, puede apoyar en combates a las fuerzas terrestres y garantizar desembarcos anfibios.

Las corbetas del Proyecto 20380 Stoiki (Vigilante) están equipadas con los equipos y las tecnologías más novedosos, de baja visibilidad. Están integrados en el único sistema de puestos de mando y de combate de la Armada del país eslavo.

Además, Jrolenko recuerda los buques pequeños de misiles del Proyecto 21631 Buian-M, que están armados con los sistemas de misiles Kalibr, y del buque de misiles Geizer del Proyecto 12341, equipado con misiles antibuque Malajit.

“El mar Báltico, con su espacio acuático relativamente pequeño, se considera como el principal teatro de operaciones para utilizar esta clase de buques”, expresa el autor.

El buque dragaminas de última generación Alexandr Obujov, del Proyecto 12700, tiene el casco más grande del mundo —62 metros de largo—, hecho en fibra de vidrio, resistente a la reacción de las minas que ‘captan’ el campo electromagnético de los cascos de metal.

El dragaminas está también equipado con equipos modernos de búsqueda y destrucción de minas, incluidos los aparatos submarinos de control remoto.

La formación de las tropas, desplegada en Kaliningrado, está reforzada con los sistemas de misiles Bastion y Bal, además del sistema de misiles operativo-táctico Iskander-M. Además, en la región están colocados tres regimientos del sistema de defensa aérea S-300 y un regimiento del sistema S-400.

Espacio operacional

El 18 de mayo, la Flota del Báltico de Rusia celebrará su 314 aniversario. Igual que hace tres siglos, los marinos hacen frente a una alianza militar hostil, destaca Jrolenko.

Así, Estonia llevó a cabo el 8 de mayo las maniobras multinacionales más grandes de su historia moderna, que contaron con la participación de cerca de 9.000 soldados y equipos militares de la OTAN.

Casi al mismo tiempo comenzaron los ejercicios en Polonia, que simularon una guerra híbrida con Rusia.

“Por desgracia, Occidente no planea tener relaciones de buena vecindad”, destaca el experto.

Al prometer protección ante la inexistente amenaza rusa, EEUU envió varias unidades blindadas a los países Bálticos, Polonia, Rumanía y Bulgaria, convirtiéndolos en un campo de operaciones para la agresión.

No obstante, “Rusia siempre ha respondido a la ‘posición de fuerza’ de la misma manera”, apoyándose en el “potencial de sus dos aliados principales —el Ejército y la Armada—”, subraya.

La Flota del Báltico es parte del Distrito Militar Occidental de Rusia y se considera una de las bases de pruebas más importantes de la Armada del país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here