Compartir

Mientras Trump y Kim Jong Un emprenden una creciente guerra de palabras sobre el programa de armas nucleares de Pyongyang, el ejército estadounidense está transformando silenciosamente sus fuerzas en la Península Coreana, aumentando su capacidad de ataque contra el Norte.

La pieza central de la transformación es una nueva instalación en expansión al sur de Seúl, donde la mayoría de las aproximadamente 30.000 tropas estadounidenses en Corea del sur están basadas, o lo estarán pronto.

Camp Humphreys, 50 millas al sur de Seúl, es una fortaleza estadounidense en la península de Corea, y la clave para los planes de guerra de Estados Unidos

En el caso de un conflicto abierto con el Norte, Camp Humphreys “permitiría el despliegue rápido de las fuerzas estadounidenses en aumento y su pronta proyección hacia el área de avance”, escribió Won Gon Park, un comentarista del Instituto de Corea para Análisis de Defensa.

Por aire y por carretera, las tropas de Estados Unidos pasarían de Humphreys a la línea del frente. Mientras tanto, potencialmente cientos de miles de refuerzos estadounidenses y aliados fluirían a la base antes de partir hacia el frente.

Reunir dirigentes de alto rango en Humphreys debería ayudar a simplificar la planificación para tiempos de guerra, dijo Bruce Bennett, analista de Rand Corporation. “Si estás desparramado por toda la península, es difícil tener una conversación clasificada”.

La megabase se encuentra a pocos kilómetros del puerto de Pyeongtaek e igualmente cerca de la base aérea de Osan, lo que agiliza el flujo de refuerzos por mar y aire.

“La mayor utilidad de Camp Humphreys proviene del empleo continuo de fuerzas conjuntas durante las contingencias gracias a la colocación de las instalaciones de las fuerzas terrestres, navales y aéreas”, escribió Won.

La capacidad de enviar rápidamente tropas adicionales y sus vehículos se ha vuelto más importante en el último año.

Pero el Pentágono decidió que quería expandir rápidamente su fuerza de tanques sin esperar a que nuevos vehículos salgan de las fábricas. El año pasado envió los vehículos almacenados a una base en Georgia y los emparejó con una brigada de infantería existente.

Ahora esa unidad se ha unido a otras brigadas que se turnan para desplegar tanques y todo a Corea del sur para reforzar las fuerzas de Estados Unidos. En la península, cada vez más, las tropas visitantes pasan por Camp Humphreys.

Pero hay un inconveniente en concentrar tanto poder militar en una instalación. Mientras Camp Humphreys está más allá del alcance de la artillería de cañón de Corea del norte, todavía está dentro del alcance de los cohetes del Norte.

Pyongyang recientemente nombró a la base como su objetivo número uno. “Dondequiera que crees un objetivo de alto valor, tienta al enemigo a golpear eso”, explicó Bennett.

https://www.thedailybeast.com/america-debuts-new-military-mega-base-in-south-korea

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here